Configurando el home office

Trabajo a distancia, videoconferencias, nube, documentos compartidos, realidad virtual y eventos digitales son tan solo algunos de los términos que en los últimos meses han estado presentes en el vocabulario de un amplio porcentaje de los más de 55 millones de mexicanos que conforman el sector económicamente activo de México.

La población ocupada tuvo que modificar en cuestión de días su forma de trabajar, de comunicarse, de compartir información, de dar continuidad y de ser productivos para mantener sus operaciones y no volverse obsoletos en unas cuantas semanas. Hay casos de empresas que lograron mudar sus procesos en tan solo tres días, muchas otras no lo lograron e incluso les costó desaparecer, y otro porcentaje sigue intentando adaptarse, pero su panorama es incierto.

El denominado Home Office en México era un modelo laboral poco utilizado, sin embargo, con la pandemia tuvo un giro muy importante, muchos de los trabajadores que no sabían utilizar las herramientas de las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación) tuvieron que hacerlo en frío e ir aprendiendo sobre la marcha.

La mayoría de las empresas diseñaron modelos y nuevos procesos para sus trabajadores con el fin de que pudieran realizar las tareas que normalmente hacían en una oficina para trasladarlas a sus casas pues la prioridad ha sido preservar su salud.

¿Cómo se fueron adaptando los trabajadores a un modelo que no estaba en nuestros planes? La tarea no fue fácil, y fue necesario el compromiso de todos los niveles, desde las direcciones generales hasta el personal operativo, ya que el gran reto ha sido equilibrar el cumplimiento de los objetivos y la productividad contra el otorgar una adecuada calidad de vida de los colaboradores ya que ahora tenemos a un click de distancia a cualquier compañero y en ocasiones se puede invadir el espacio personal.

Para cumplir estas metas, los equipos de Recursos Humanos han jugado una pieza fundamental, al mantener un constante monitoreo del clima organizacional, para evaluar el trabajo en equipo, las plataformas, la comunicación y el bienestar de cada uno de los integrantes de la compañía. Definitivamente la tecnología y la digitalización han permitido que el seguimiento sea puntual y que las operaciones funcionen adecuadamente a la distancia, hoy más que nunca es de vital importancia estar pendiente de las necesidades que puedan surgir y mantener una interacción en todos los niveles de la compañía.

La pandemia ha logrado trastocar de una manera muy profunda a cada una de las personas y la visión que teníamos a principios del año 2020 es totalmente diferente a la actual y tuvimos que modificar nuestra manera de interactuar en todos los ámbitos en que nos desenvolvemos. El que sobrevive a los cambios no es el más fuerte sino el más adaptable, en definitiva, la edad o la generación a la que pertenecemos cada uno de nosotros no debe ser obstáculo para salir adelante, adaptarse, aprender nuevas habilidades, mantenernos actualizados y siempre abierto a los cambios nos permitirá mantenernos vigentes y siempre disponible para asumir nuevos retos laborales. 

Si bien, el modelo de Home Office no aplica para todas las industrias, sí lo hace para una gran mayoría y ha permitido que el trabajo a distancia sea posible. Tal vez es muy pronto para hacer una evaluación y definir si ha sido exitoso o no, falta conocer a través del tiempo los pros, contras y los ajustes que se tienen que ir haciendo a cada proceso para que este sea viable y continuo. Sin embargo, existen casos de éxito como el de GFT México, ya que en a lo largo de la contingencia ha logrado un aumento del 26% de su productividad, lo que demuestra que, contando con el talento humano adecuado, la experiencia, las herramientas y un adecuado seguimiento a los procesos se pueden alcanzar grandes cosas sin importar el sitio desde el que se opere.

2020 será un año recordado como el de los grandes cambios, el que marcó un parteaguas en los modelos económicos mundiales y en la forma de trabajar, tal vez, es momento de que los grandes edificios de corporativos reduzcan sus tamaños y trasladen sus operaciones a las casas de sus colaboradores. Es el momento de enfrentar el entorno del 2021, operando nuevos modelos de negocios, que se conviertan en retos y que se traduzcan en un nuevo modelo de vida.

 

Post a Comment

* requerido

La nueva normalidad:

Conviertiendo nuestras vidas en digitales en 19 aspectos

Más información