Outsourcing por transferencia – La importancia de una buena integración del personal


La externalización de procesos en TI, sobre todo en el sector financiero y, más concretamente, en entidades bancarias, está adquiriendo relevancia en la actualidad. Los enormes beneficios que la aplicación de este tipo de servicios ofrece, han convertido al outsourcing en algo estratégico que permite  fortalecer la posición de una determinada compañía en el mercado.

Prueba de ello es el proyecto en el que nuestra compañía, GFT, proveedora de servicios de Tecnologías de la Información (TI), se embarcó hace un año, tras el acuerdo firmado con un importante banco en España. GFT se hizo cargo (desde 2010 y por un periodo de siete años), del mantenimiento y desarrollo de la mayor parte de las aplicaciones de TI de dicho banco, la gestión las aplicaciones relacionadas con la tramitación de pagos, la banca online, la gestión de tarjetas de crédito y las operaciones de valores, entre otras. Es un acuerdo que ha venido a fortalecer aún más a la compañía GFT y a potenciarla como centro de competencia para la consultoría y el desarrollo de aplicaciones TI para el sector financiero.

Desde el punto de vista de la entidad financiera, el outsourcing estratégico supone una serie de ventajas  como el hecho de una mayor rigurosidad en la gestión de los procesos al tener unos niveles de servicio objetivos y establecidos por contrato, lo que implica una mayor flexibilidad y adecuación de los recursos utilizados por GFT para ofrecer el servicio.

Desde el punto de vista del personal, la buena gestión del proceso ha supuesto el éxito de la integración de un equipo de TI del banco en la plantilla de GFT. Esto se refleja en el hecho de que el 10% de los profesionales provenientes del banco está trabajando ahora en GFT en proyectos fuera del entorno de esa entidad financiera en España. Así, un año después de comenzar el proyecto, este equipo se ha adaptado a GFT y todos  continúan trabajando para la compañía y se sienten mucho más involucrados en el proyecto. Entre otros aspectos, esto pone de manifiesto la importancia que una buena gestión del capital humano tiene en proyectos de esta magnitud y la relevancia de una excelente transferencia o integración de un equipo de profesionales de un proyecto a otro.

¿Y cómo se ha conseguido eso? Pues, por un lado, disminuyendo el número de funciones en la gestión y, por otro, transfiriendo el personal adecuado según las habilidades y capacidades requeridas para ello. Es decir, lo importante es integrar en el nuevo proyecto a un determinado número de empleados teniendo en cuenta tanto sus conocimientos como su disposición personal y profesional. Todo ello, desde el punto de vista de la eficiencia y la productividad laboral.

Artur Serra
Executive Director GFT Spain