La digitalización como impulso


Durante semanas hemos sido testigos de cómo una inesperada e incalculable pandemia global puede poner el mundo y nuestros hábitos sociales y económicos patas arriba en muy poco tiempo. El comercio mundial está experimentando un drástico descenso, se están cerrando las fronteras, las empresas están recortando la producción, las cadenas de suministro se ven afectadas, la banca y el comercio sólo son posibles en gran medida de manera online y las actuales restricciones de contacto están condicionando nuestra vida cotidiana. Las principales economías se ven directamente afectadas y están luchando con todos los medios para contener los consiguientes daños a la salud y la economía. Ciertamente esta situación extrema es temporal y es inminente una recuperación gradual con la contención de la pandemia. Sin embargo, se puede esperar que un retorno completo a nuestros viejos hábitos sea poco realista a corto y medio plazo. Es más probable que después de esta fase extrema, diferenciemos nuestra vida en “antes y después del coronavirus“. 

Con el Covid-19 y sus consecuencias globales para la economía, la sociedad y la política, estamos al comienzo de un cambio de paradigma, con un pronóstico obvio de que acelerará la dinámica de la digitalización. 

La importancia de una infraestructura digital no podría haber sido más transparente para nosotros que por las consecuencias directas del Covid-19: actualmente, la comunicación y el intercambio en la sociedad y la economía son en gran medida virtuales, la educación en el hogar es el nuevo concepto educativo, el trabajo a distancia es la nueva normalidad, y los procesos y estructuras digitales garantizan el mantenimiento de importantes áreas funcionales en las empresas.  Tratamos dereemplazar con rapidez nuestros hábitos analógicos por alternativas digitales según las posibilidades, entre otras cosas acompañadas de sorprendentes hallazgos y observaciones:  

  • Los empleados no necesitan meses de programas de cambio para lidiar con las nuevas tecnologías y las nuevas herramientas de colaboración. 
  • La productividad no se derrumba en equipos ágiles y organizados a distancia. 
  • La creatividad digital y la solidaridad son posibles incluso en condiciones extremas. Con los hackatones digitales, por ejemplo, 20.000 voluntarios se reúnen durante un fin de semana e identifican 20 ideas concretas de más de 1.500 proyectos digitales en la lucha contra el virus(1). 
  • Las soluciones digitales pueden apoyar los desafíos de la comunicación y la gestión de la crisis. Los proyectos digitales premiados, que fueron concebidos en pocos días bajo los auspicios del gobierno alemán, son buenos ejemplos. Por ejemplo, hay que aliviar las líneas telefónicas de emergencia (“Coronav“) y mejorar el intercambio entre las autoridades y el personal médico (“I.R.I.S.”). El proyecto “Diálogo” tiene como objetivo mejorar la comunicación entre las autoridades y la población.  “El objetivo de la AID es establecer y mantener contactos entre los alemanes que viven en el extranjero y las misiones consulares de la República Federal de Alemania(2). 
  • Ideas como las “salas de espera digitales”, que optimizan la programación de las citas con los especialistas, el control digital de la oferta y la demanda de productos médicos o la mejora de las ofertas de impresión en 3D son otros ejemplos de soluciones digitales concretas en la era del Covid-19(2). 

Se puede suponer que habrá muchas más soluciones digitales para avanzar en el dominio de los desafíos actuales. Especialmente en lo que respecta a la continuidad y estabilidad de la creación de valor empresarial, observaremos que la existencia de procesos y estructuras digitales, así como de canales de venta y comunicación (ventas omnicanales) dará lugar a una reducción de las pérdidas por fricción y las vulnerabilidades, a menudo acompañada de una capacidad más rápida de reacción y adaptación a perturbaciones y restricciones abruptas. El respectivo modelo de negocio también jugará un papel importante: cuanto más pronunciada sea la orientación digital, más resistente será a las rupturas de los canales habituales de creación y distribución de valor en el mundo analógico. 

Otro aspecto que no debe subestimarse es el componente psicológico: cuanto más rápido nos adaptemos a la nueva realidad, es decir, cuanto más digitales seamos y aprendamos a utilizar las herramientas, más fácil nos resultará hacer frente a los nuevos desafíos. Porque la existencia de infraestructuras y alternativas digitales nos devuelve, al menos en parte, el control que necesitamos urgentemente para poder actuar. 

Las consecuencias y los efectos económicos de la crisis del coronavirus todavía no pueden evaluarse ni valorarse plenamente. Incluso si la situación actual es temporal, las experiencia nos marcará a largo plazo, como individuos, empresas, instituciones y gobiernos. Las prioridades cambiarán, la capacidad de adaptación  a los acontecimientos dinámicos tendrá un significado diferente, la importancia de una infraestructura digital amplia y macroeconómica será más relevante desde el punto de vista sistémico. 

La capacidad de impulsar la transformación digital será un componente clave de nuestra estrategia futura. Aunque es difícil de imaginar hoy en día en vista de los desafíos actuales y las restricciones comerciales, esta crisis, después de un período de conmoción y agitación, marcará el comienzo de un período de transformación y crecimiento. 

Después de todo, todas las crisis – y la del Covid-19 no es una excepción – ofrecen oportunidades para el desarrollo y el crecimiento. La situación actual actuará como un catalizador para la transformación digital a escala mundial. Su necesidad e importancia creará una vez más un espacio para la innovación, el crecimiento, el empleo, la producción, el consumo y la inversión. 

Desafortunadamente, la esperanza de una profecía autocumplida no será una opción realista. El debate concreto y la elaboración de una hoja de ruta para la estabilización y la transformación será una tarea central e individual que cada gobierno, industria y empresa debe configurar activamente. 

 


(1) Gobierno Federal de Alemania, Hackathon* *WirVsVirus* 

(2) Proyectos seleccionados por el Gobierno Federal alemán #WirVsVirus