¡Desperdicio cero! España aprueba una histórica ley para combatir el derroche alimentario

El Gobierno de España ha dado un paso significativo en la lucha contra el desperdicio de alimentos al aprobar el pasado 9 de enero el Proyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario. Esta normativa, que había quedado estancada en el Senado durante la pasada legislatura, llega en un momento crucial. Con más de 6 millones de personas en España enfrentando inseguridad alimentaria grave, y en un mundo donde se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos al año según la FAO, la urgencia de tomar medidas es innegable.

Esta ley establece un marco para priorizar el consumo humano, fomentar la donación de excedentes y sensibilizar a todos los actores de la cadena alimentaria. Además, introduce obligaciones y sanciones para garantizar su cumplimiento, en un esfuerzo por concienciar sobre la importancia de abordar esta problemática.

¿Por qué era tan necesaria esta Ley?

Solo en España hay más de 6 millones de personas en una situación de inseguridad alimentaria grave, mientras cada día lanzamos a la basura cantidades ingentes de alimentos.

Para hacernos una idea del volumen del que estamos hablando, recordemos una noticia de 2021, cuando uno de los buques portacontenedores más grandes del mundo, encalló en el Canal de Suez bloqueando totalmente el tráfico marítimo. El buque era el “Ever Given” y su capacidad era de más de 20.000 contenedores.

A nivel mundial, la FAO nos dice que tiramos a la basura 1.300 millones de toneladas de alimentos al año. Esto es igual a 5.800 “Ever Givens” llenos hasta los topes de comida, tirada a la basura. Supone un sobrecoste económico de 1 billón de euros, además de los costes ambientales y sociales.

Contenido principal de la Ley

Se trata de una ley con una estructura y contenido básico, que permite posteriores desarrollos e implementaciones a nivel local.

Recoge una serie de fines generales para alanzar el “Objetivo Hambre Cero” como, establecer una jerarquía de prioridadesdonde el consumo humano prevalece; facilitar la donación y poder contribuir a apoyar a la población más vulnerable; lograr una producción y consumo más sostenible; sensibilizar y movilizar a todos los agentes de la cadena para una gestión adecuada.

Asimismo, la Ley determina un ámbito de aplicación que incluye a todos los agentes de la cadena alimentaria, al sector HORECA, a organizaciones que gestionan la donación y  a la Administración Pública.

Con respecto a las obligaciones, distingue tres aspectos principales: Contar con un Plan de prevención para minimizar pérdidas, según la jerarquía de prioridades: consumo humano (donación, distribución, transformación), consumo animal, uso industrial, Reciclado/compost/biogas/combustible; cuantificar el desperdicio y las donaciones llevando a cabo un registro y llegar a acuerdos para donar excedentes.

Como todas las leyes, regula una serie de sanciones según la gravedad del incumplimiento, que van desde 2.000 euros hasta 500.000 euros para situaciones muy graves.

A través de esta norma se pretende regular y con ello concienciar a las personas de la delicada situación en la que nos encontramos.

Y para finalizar este artículo, es importante resaltar que GFT está alineado con el objetivo de la Ley. Desde Industry, estamos apoyando a nuestros clientes para el cumplimiento legal y para facilitar las 4R’s: Reducir, Redistribuir, Reutilizar y Reciclar, considerando siempre el ahorro económico y el impacto ambiental y ético como respuesta a una alarmante necesidad social.

 

 

GreenCoding

Con GreenCoding el desarrollo de software se convierte en parte integrante de tu programa de sostenibilidad

Más información