Ecosistemas inteligentes: nuevas formas y modelos de negocio del futuro


Nada es más constante que el cambio. Especialmente en la historia económica, fueron a menudo las llamadas innovaciones básicas o logros tecnológicos los que proporcionaron el impulso para los cambios a largo plazo en la economía y la sociedad. Pero también las crisis, los trastornos sociales y políticos, los acontecimientos negativos como las guerras y otras catástrofes han sido a menudo el detonante de un profundo cambio y de un nuevo de paradigma. Una pandemia mundial, tal como la estamos experimentando, también se unirá a estas filas y probablemente desencadenará una ola de cambios.

Estamos en un proceso fundamental de adaptación y cambio, acompañado de la necesidad de repensar una serie de modelos de trabajo y de negocio, algunos de ellos radicalmente. La tecnología, junto con una nueva conciencia ecológica y social, volverá a asumir un papel impulsor y centrará nuestra atención con mayor fuerza en la innovación tecnológica y las oportunidades que nos ofrece. Son posibles nuevas oportunidades de prosperidad; con soluciones inteligentes para los futuros productos, cadenas de valor en red y nuevas formas de interacción con los clientes y los empleados. La digitalización seguirá siendo un motor clave de esto, aunque con una nueva perspectiva.

La digitalización está entrando en una nueva era: se está volviendo más pragmática y económica

A medida que avanzaba la digitalización, se ha hecho cada vez más importante llevar las nuevas posibilidades técnicas al terreno de la aplicación práctica. Un gran número de tecnologías innovadoras, como la inteligencia artificial, la robótica, Blockchain y DLT, IoT, los sistemas API, cloud, etc., tuvieron que alcanzar primero una cierta madurez de mercado para poder traducir la tecnología en “casos de uso” significativos. Había que definir casos de uso pragmáticos que, con la ayuda de la tecnología, permitieran nuevos enfoques y conceptos en las empresas y la economía, por ejemplo, Crypto Currency, Bitcoin, Smart Contracts, la huella electrónica y la gestión de la automatización de procesos, etc.

Hoy en día, sabemos que la digitalización trae consigo no sólo las posibilidades técnicas sino también un gran componente de negocio que tiene un efecto de palanca en el éxito empresarial y de mercado. El llamado efecto de palanca de la transformación digital va mucho más allá de la dimensión técnica y cambia los modelos de negocio tradicionales, así como los conceptos de beneficio y crecimiento de las empresas.

En la fase actual de transformación, la atención se centra cada vez más en los componentes de la gestión empresarial, además de los casos de uso digital. La atención se centra ahora en la traducción o el uso de la tecnología para la gestión de “casos de negocio”. Visto de esta manera, la transformación digital se evalúa cada vez más en términos de nuevos modelos de ingresos y crecimiento. Esto plantea una pregunta clave: “¿Cómo se puede utilizar la digitalización para ganar dinero, optimizar los procesos y ahorrar costes al mismo tiempo?

El principio de las plataformas ofrece grandes posibilidades

Los ecosistemas abiertos*, que hacen hincapié en la diversidad y la pluralidad y apoyan la competencia entre todos los actores del mercado, ofrecen espacio para nuevos modelos de negocio. Junto con las tecnologías existentes como la IoT, la Inteligencia Artificial (IA) o el cloud, las cadenas de valor pueden rediseñarse verticalmente más allá de las fronteras de las empresas e industrias sobre la base de los ecosistemas digitales*.

Mediante la integración [1] y la colaboración [2] en ecosistemas de reciente creación, utilizando interfaces abiertas, transferencia de datos digitales, gestión de APIs, industria abierta o banca abierta y mercados virtuales, se puede concebir una amplia gama de opciones. Muchos escenarios son posibles, desde el desarrollo de productos y servicios, el intercambio entre el productor, el minorista y el consumidor en tiempo real, la utilización óptima de los recursos, hasta el precio completo y la transparencia de la oferta o la mejora del servicio de una sola fuente (aquí en una plataforma). Gracias a la conexión y participación sin fisuras de los diferentes actores, se puede redefinir las actividades de valor añadido. La integración y la colaboración con los intermediarios financieros, que aseguran la financiación de la inversión, la regulación de las operaciones de pago o incluso la garantía de la liquidación en una plataforma uniforme, son otros componentes de un mercado abierto*. Aquí también es necesario traducir la tecnología en “casos de negocio”. Un ejemplo de esto es “Factory as a Service” (“La fábrica como servicio”).

“Factory as a Service” (FaaS): integración y colaboración a través de la creación de ecosistemas digitales

Cuestiones clave:

  • ¿Cómo pueden colaborar en una plataforma los agentes de distintos sectores, que interactúan juntos más allá de sus actividades de valor añadido tradicionales (por ejemplo, los fabricantes de maquinaria, los propietarios de fábricas y los proveedores de servicios financieros)?
  • ¿Cuáles son las posibilidades de integración vertical y de colaboración de los distintos actores?
  • ¿Cómo se pueden sumar otros intermediarios (bancos, compañías de seguros, socios de leasing, proveedores de servicios de facturing, proveedores de servicios, etc.) para crear beneficios transparentes para las empresas y los proveedores de servicios financieros (rédito del productor), así como para los clientes (rédito del consumidor)?
  • ¿Cómo pueden las tecnologías innovadoras aumentar la eficiencia de las empresas y generar nuevas formas de generar ingresos y ahorro de costes tanto para la industria como para los proveedores de servicios financieros?

Muchos caminos llevan a Roma

“Factory as a Service” constituye la base de una plataforma de colaboración intersectorial para diferentes empresas (por ejemplo, fabricantes de maquinaria, propietarios de fábricas), así como para proveedores de servicios (bancos, compañías de seguros, empresas de leasing, etc.). Basado en tecnologías innovadoras como cloud, smart contracts, DLT, inteligencia artificial, etc., permite la creación de un “nuevo mercado digital” que va mucho más allá del clásico B2B. Con la ayuda de interfaces abiertas y una plataforma de colaboración común, las actividades de valor añadido elementales de los distintos agentes pueden vincularse y combinarse de nuevas formas, desencadenando así efectos multiplicadores. Conceptos concebibles:

  • Creación de un “mercado digital*” basado en un ecosistema abierto, en el que se combinan de nuevo las actividades de desarrollo, producción, financiación y venta de los diferentes actores.
  • La integración vertical del valor añadido individual y los canales de distribución fuera de su propia esfera de influencia.
  • El aumento de los efectos multiplicadores mediante la transparencia, la colaboración y nuevos modelos de negocio basados en innovaciones tecnológicas diversas (por ejemplo, el cloud, la gestión de datos, la inteligencia artificial, DLT, la gestión de APIs, la industria abierta/la banca abierta, etc.)
  • Utilización de los recursos de los distintos actores con diferentes competencias básicas, por ejemplo, la capacidad de las máquinas, la utilización de la infraestructura, disminución de los altos costes de adquisición e inversión, etc.
  • “Servitización” y “economía compartida” como base de negocio para la división del trabajo (nuevas formas de cooperación “servicio bajo demanda”), acompañadas de una mayor transparencia y mejores comparaciones de costes en una plataforma.
  • Nuevos casos de negocios para modelos de ingresos y crecimiento adicionales.
  • Vinculación e integración de diversos servicios financieros (por ejemplo, transacciones de pago, arrendamiento financiero, factoring, financiación y crédito, evaluación del crédito, prevención del fraude, onboarding, cumplimiento normativo, etc.) sin interrupciones y vinculación significativa con la creación de valor industrial (IoT).
  • Nuevos modelos de pago como el “pago por uso”.

La idea de la “Factory as a Service” actualmente existe sólo como un concepto. Sin embargo, se corresponde con modelos bastante realistas que, sobre la base de las tecnologías ya existentes en la actualidad, proporcionan respuestas significativas a las preguntas clave de gestión empresarial sobre la eficiencia de los costes, las ventajas competitivas y las nuevas fuentes de ingresos.

En referencia a la cita Henry Ford: “Si hubiera preguntado a la gente qué quería, habrían dicho, caballos más rápidos”, estos nuevos modelos de negocio basados en ecosistemas digitales son quizás todavía una novedad hoy en día y por lo tanto futuristas. Sin embargo, presentan escenarios bastante sensatos que anuncian la próxima ola de crecimiento en la industria y el sector de los servicios financieros. Sigue siendo emocionante.

PS: echando un vistazo al llamado índice de plataformas de los principales proveedores de plataformas , se aprecia una interesante visión de las futuras expectativas del mercado.

 

*Los términos “ecosistema” y “mercado” se usans como sinónimos en el texto.

[1] Integración = fusión de los sistemas existentes (tecnológica).

[2] Colaboración = la división del trabajo y la cooperación crean ventajas comunes sobre la base de un ecosistema digital.