Banca cognitiva: creando el banco del futuro


La banca cognitiva constituye, posiblemente, el cambio más significativo que está experimentando el sector bancario desde que se inventó el dinero. ¿Y eso qué significa?  Básicamente, que aprovecha el potencial de la inteligencia artificial (IA) para transformar la manera en que los servicios bancarios se producen, ofrecen y gestionan, lo cual da lugar a nuevas oportunidades más rentables, más allá del panorama bancario actual.

Las tecnologías cognitivas, como machine learning, deep learning y el procesamiento del lenguaje natural, permiten que los bancos vayan más allá de los límites tradicionales de la banca y anuncien una nueva era de la experiencia del cliente. Los bancos pueden aprovechar el potencial de los datos y de los análisis de datos avanzados para que el proceso de toma de decisiones sea más accesible y rápido tanto para ellos como para sus clientes. Cambiar a decisiones basadas en pruebas, en lugar de confiar en la intuición y en los datos históricos, ofrece una mejora sustancial en la experiencia del cliente, fomenta la eficiencia del banco y permite gestionar los riesgos con mayor eficacia.

Además, las tecnologías cognitivas permiten que el canal de comunicación con el cliente siempre esté abierto, de modo que los productos y servicios se pueden ir actualizando y perfeccionando continuamente para satisfacer las necesidades concretas de los clientes. Este nuevo modelo contrasta enormemente con los modelos de procesamiento bancario tradicionales, basados en reglas y parámetros preconfigurados. Por esa razón, creemos que la banca cognitiva tiene la capacidad de cambiar las reglas del juego.

En un banco cognitivo, los ordenadores no sólo procesan, sino que aprenden. Cada interacción del cliente, cada registro del sistema y cada decisión de negocio representan una oportunidad de aprender, y el banco puede reaccionar en consecuencia.

En nuestra publicación, “Banca cognitiva: cómo aprovechar el potencial de la inteligencia artificial para transformar los servicios financieros”, analizamos la naturaleza y el alcance de esta visión. El documento es el resultado de nuestra experiencia y de numerosas conversaciones que hemos mantenido con directivos del sector de los servicios financieros de todo el mundo. Si, igual que yo, crees que los beneficios potenciales de la banca cognitiva solo están limitados por nuestra imaginación, te animo a que lo leas para conocer más a fondo este fascinante tema. Descárgatelo gratis aquí