El papel del líder en la transformación digital de su organización


La transformación digital afecta a todos los sectores y a la mayoría de las organizaciones independientemente de su tamaño. Ya no vale mirar hacia otro lado pensando que la digitalización no es crucial para tu futuro o para el de tu equipo. Pero, ¿cuáles son las implicaciones que esta revolución comporta en tu propia organización? ¿Cómo debe el líder enfrentarse a este viaje? ¿Qué papel juegan el resto de profesionales de tu compañía?

Como responsable de una compañía especializada en innovación tecnológica para el sector financiero, llevo muchos años abogando por la transformación digital dentro de las organizaciones. Pero, más allá del sector en el que me muevo, durante los últimos años he constatado que el proceso de digitalización nos afecta a todos. El que no quiera darse por aludido tiene un gran problema para garantizar su propio futuro o el de su negocio.

La tecnología es el elemento externo con mayor influencia en nuestras vidas, tanto para nuestra generación como para las próximas. En el mundo empresarial, la transformación digital ya ha pasado a ser considerada como la prioridad estratégica de cualquier directivo. Gracias a ella, el ritmo de transformación se está acelerando, lo que representa una oportunidad más que una amenaza para muchos líderes. Pero, ¿somos plenamente conscientes de los retos a los que nos enfrentamos cuando nos embarcamos en este viaje?

El papel del líder ante la digitalización

 Sí, los líderes empresariales son muy conscientes de la importancia de la tecnología digital, pero hay menos conocimientos sobre cómo implementar estas nuevas tecnologías, qué impacto tendrán en los procesos tradicionales del negocio y, también, qué significará para su liderazgo. Se aventuran en un territorio desconocido en su búsqueda de ser más digitales. Por ello, en la mayoría de las ocasiones los líderes son reactivos en lugar de proactivos en sus actitudes hacia los cambios digitales, y esto ralentiza el viaje digital de toda su organización.  

¿Qué deben entender los líderes respecto a la digitalización y cuáles son las implicaciones humanas tanto para ellos como para su equipo? En primer lugar, necesitamos tener siempre presente que la tecnología es sólo una parte de la ecuación hacia la digitalización de nuestro negocio. Sin las personas, es decir, sin la implicación de nuestros profesionales, esta ecuación queda coja y no tendrá una aplicación real en nuestro día a día. La implementación de nuevas soluciones altamente tecnológicas ya está disponible en muchos sectores pero requieren nuevos modelos de trabajo y procesos y, las organizaciones no siempre disponen de las habilidades para su implementación.

Por ello, el papel del líder es clave: se enfrenta a un desafío digital doble que afecta a la organización y a sus empleados pero también a él mismo. Tiene que gestionar la adaptación de su equipo a las tecnologías digitales y los dilemas resultantes, pero a la vez hacer frente a los suyos propios. Debe redefinir su liderazgo afectado por la digitalización principalmente a través de dos factores. Uno es la transparencia, porque un exceso de datos está borrando las fronteras tradicionales entre los ejecutivos, sus empleados y los colaboradores. Y otro es la descentralización, ya que tanto las redes de colaboración como las decisiones se toman en muchas ocasiones fuera de los marcos organizativos tradicionales y de sus jerarquías.

 

Los cinco dilemas del líder ante la digitalización

Así, mientras que los modelos de liderazgo tradicionales han ido perdiendo importancia debido a la innovación y las cambiantes condiciones de negocio, este proceso de transformación digital ha puesto una presión extra en los líderes, obligándolos a concentrarse en los siguientes dilemas:

  1. Proximidad versus aislamiento: los líderes necesitan mantener vivo ese sentido de pertenencia dentro de su equipo, especialmente en aquellas personas que pueden trabajar de forma remota, para evitar el aislamiento y la pérdida de objetivo.
  2. Inclusión y desarrollo versus exclusión: mentalidades y habilidades digitales necesitan ser identificadas por los líderes para asegurar la inclusión de empleados y la empleabilidad a largo plazo.
  3. Autonomía versus control: una mayor autonomía o la planificación de trabajo automatizado a menudo aumenta el sentido de la responsabilidad y satisfacción para el empleado, pero también significa una pérdida de control por parte de los líderes, que ahora deben entender la fina línea entre autonomía e independencia.
  4. Democratización versus autoridad: el acceso a grandes volúmenes de datos y las comunicaciones peer-to-peer crea una democratización dentro y fuera de la organización que incide enormemente en los estilos de autoridad y liderazgo. Éstos son cada vez más cuestionados por los empleados más jóvenes o completamente digitales. Por lo tanto, los líderes deben transformar su lógica de “poder” hacia una mentalidad de “compartir este poder”.
  5. Agilidad versus gestión territorial: los métodos de trabajo innovadores y ágiles reducen la necesidad de ayuda diaria y la gestión de los equipos por parte de los líderes. Sin embargo, ahora el verdadero riesgo para los líderes es no tener la imagen completa del desempeño de los empleados individuales. Esto hace difícil para los líderes ayudar a desarrollar el potencial de sus empleados y a crear un espíritu de equipo coherente.

En definitiva, los retos y dilemas que presenta la digitalización tienen implicaciones trascendentales para los líderes y en su organización. Si quieren sobrevivir, deben aprender a perfeccionar nuevas habilidades en su liderazgo. Tendrán que ser más abiertos a la colaboración, mejorar su comunicación, sobre todo en la parte emocional, y trabajar para que la claridad sea una pauta que guíe el día a día. Sólo aquellos que sean capaces de mejorar estas habilidades y gestionar los fuertes cambios de forma continua podrán dirigir con éxito la transformación digital de su organización.