Adopción de cloud: cómo sacar realmente el máximo partido a sus ventajas


Para cualquier banco que esté pensando en migrar a la nube, la clave del éxito es contar con una serie de aplicaciones y una hoja de ruta para el futuro, que indique cómo cambiarán a medida que avance el proceso. En estas dos áreas, los bancos parecen estar bastante preparados.

Sin embargo, actualmente los bancos solo están usando la nube privada de forma limitada, aunque se están esforzando bastante por explorar y entender los problemas generales de la nube. En general, actualmente el uso de la nube pública es muy escaso entre todas las instituciones financieras, aunque todos los bancos afirman tener planes de crecimiento sólidos para los próximos cinco años, siendo los bancos más pequeños los que demuestran una capacidad de adaptación a dicho cambio superior a la de los más grandes. Esto se debe a una serie de factores: los bancos más pequeños no tienen la complejidad de los sistemas heredados y la tecnología de los bancos más grandes; son más ágiles y agresivos y algunas de sus aplicaciones clave (de terceros) ya están siendo migradas a la nube por parte de los vendedores de software. No obstante, algunos bancos grandes (y pequeños) están planificando trasladarse directamente a sistemas nativos en la nube desde los sistemas heredados internos. Un buen ejemplo de esto es CloudMargin en el espacio colateral.

En el mercado general de la nube pública, Amazon predomina con alrededor del 33 % de la cuota de mercado, más que los tres siguientes proveedores más grandes juntos. Sin embargo, en el espacio de los mercados de capitales, Microsoft lleva la delantera, seguido de cerca por Amazon y este, por Google. Cuando se habla con los bancos, IBM es el otro único gran protagonista que se menciona.

¿Cómo se está usando la tecnología en la nube?

En lo que se refiere a cómo se está usando la nube, el software como servicio (SaaS) está ligeramente por delante de la plataforma como servicio (PaaS) y de la infraestructura como servicio (IaaS). Para permitir la verdadera transformación del patrimonio tecnológico, la mejor manera de trasladar las aplicaciones a la nube es reorganizarlas, simplificando los procesos de negocio y utilizando software de nube nativo que pueda generar mejoras con rapidez. El lift and shiftde las aplicaciones y del código existentes puede ofrecer algunas mejoras de rendimiento y se está utilizando en sistemas que han alcanzado el fin de su ciclo de vida, mientras que las aplicaciones nativas en la nube se están empleando para nuevos sistemas escalables elásticamente, así como para aquellos que requieren una potencia de cálculo y un procesamiento de datos intensivos, como el machine learning y la inteligencia artificial.

En cuanto a qué áreas funcionales del negocio están adoptando la nube más rápidamente, no es de extrañar que el desarrollo y el testingestén a la cabeza, siendo el front-office la mayor área de negocio, seguida del ámbito de riesgos. Este último es un candidato perfecto para la adopción temprana, teniendo en cuenta los enormes requisitos computacionales para gestionar esta área tan compleja, especialmente en vista de las nuevas demandas que se impondrán a las empresas con la nueva normativa FRTB.

Respecto a las ventajas generales de utilizar la nube, sería lógico esperar que la reducción de costes fuera el objetivo principal. Sin embargo, al hablar con los bancos nos damos cuenta de que, en realidad, la flexibilidad, la capacidad y la agilidad de la nube son los elementos que más motivan al cambio. La flexibilidad y las competencias de una nube elástica combinadas con la elevada capacidad computacional están incitando a las empresas a pensar en nuevas maneras de usar la tecnología para transformar su negocio. La capacidad de agregar potencia de cálculo rápidamente para los requisitos de front-office/riesgos y de volver a reducirla cuando no se necesite ha resultado ser especialmente útil.

En cuanto a los riesgos y problemas de migrar a la nube, la normativa sigue siendo una preocupación debido a la constante incertidumbre y consistencia del enfoque que están adoptando los organismos reguladores de todo el mundo, aunque la Autoridad Bancaria Europea (EBA) está intentando esclarecer este asunto. La protección de datos, impulsada por la nueva normativa del RGPD en Europa, y la capacidad de ver dónde se guardan los datos también se consideran aspectos importantes. Hoy en día, la seguridad es menos problemática porque los bancos confían más ahora en que los vendedores de servicios en la nube ofrecen mejores niveles de seguridad que los que ellos podrían proporcionar por sí mismos.

Mirando al futuro, creemos que el uso de la nube pública se extenderá rápidamente a medida que las empresas superen su reticencia a adoptar los beneficios que la nube ofrece en materia de escala, velocidad y eficiencia, cuando estas ventajas pesen más que cualquier riesgo o preocupación. Adoptar la nube íntegramente implica muchas áreas diferentes, desde nuevas maneras ágiles de trabajar hasta las propias tecnologías nativas en la nube. Para hacerlo, los bancos están identificando las numerosas áreas en las que necesitarán ayuda de proveedores externos con experiencia para maximizar realmente los beneficios. El reto es encontrar proveedores que tengan el abanico de nuevas habilidades en la cantidad necesaria.

¿Dónde necesitan ayuda los bancos?

En general, la gran mayoría de bancos no tienen suficientes conocimientos de la nube a nivel interno, lo que provoca un progreso lento y una falta de visión de transformación en todo el patrimonio tecnológico. Las áreas en las que los bancos consideran que necesitan más ayuda son:

–       Los conjuntos de habilidades necesarias para ofrecer la transformación del patrimonio tecnológico a gran escala.

–       La falta de personal con experiencia en productos de la nube.

–       Los cambios en los modelos operativos (incluida la facturación interna y la gestión de servicios).

–       El diseño de la seguridad y el entorno.

–       El marco de adopción de la nube pública y el modelo operativo pertinente.

–       La competencia (de conocimiento) general sobre la nube pública.

–       Dónde obtener conocimientos prácticos sobre la nube (vendedores de servicios en la nube, consultorías locales, offshore…).

–       El acercamiento a los organismos reguladores con su estrategia basada en la nube.

–       Los conocimientos y la entrega de contenedores de software.

–       El conocimiento en profundidad de los requisitos normativos y de seguridad de la nube ajustados a los entornos normativos discrepantes.

–       La migración de aplicaciones de grandes proveedores a la nube (p. ej., Murex).

Ha llegado la hora de hacerse «nativos»

Para que los bancos realmente puedan maximizar los beneficios de la nube (costes reducidos, capacidad ampliada, elasticidad y agilidad aumentada), las competencias nativas de la nube se deben mejorar con la ayuda de proveedores externos. El cambio a la nube pública en la banca de inversión ha arrancado lentamente, pero ahora vemos que los bancos están dispuestos a aprovechar la oportunidad y acelerar sus programas de transformación a la nube. Actualmente existe un acuerdo muy extendido entre los bancos de que, afrontando el reto con los socios adecuados, pueden ponerse al día rápidamente y, finalmente, convertirse en «nativos de la nube» para realmente maximizar los beneficios de las tecnologías modernas en la nube.


Para obtener más información, descárgate el último artículo de investigación de GFT sobre adopción de cloud.