Tecnologías exponenciales en Finovate London


Recientemente, asistí con mi equipo a Finovate London, un evento que sirve de escaparate para la última tecnología bancaria, financiera y de pagos y en el que se muestran breves demos. Nos interesaron particularmente las soluciones FinTech y vimos algunos conceptos que destacaré en este post. Durante el viaje de regreso tras el congreso, estuve reflexionando sobre  la conferencia que dio el autor futurista Rohit Talwar, titulada “El ascenso de las máquinas – La revolución de IA: el camino hacia la superinteligencia”. En su presentación, no sólo habló sobre inteligencia artificial, sino también sobre una posible explosión de la ciencia y tecnología exponencial disponible universalmente. Resulta interesante señalar que este es exactamente el elemento clave de la visión de “banca exponencial” que cada vez más surge en nuestras conversaciones con instituciones financieras de todo el mundo.

Impulsado por el crecimiento exponencial de la tecnología en el último medio siglo, vemos un desarrollo natural de la cada vez más rápida digitalización en el sector de servicios financieros. Han surgido muchas nuevas tendencias, como el mobile computing, cloud, la inteligencia artificial, Internet de las cosas, o la realidad aumentada y virtual. Para mantenerse al día en todo, pero también para tener competitividad en una era en la que las compañías tecnológicas, industriales y agroalimentarias están creando sus propias infraestructuras bancarias, los bancos no tienen más remedio que adoptar metodologías bancarias exponenciales para poder sobrevivir.

La buena noticia es que las tecnologías exponenciales ofrecen un enorme potencial en cuatro pilares principales: Banca Abierta, Banca Aumentada, Banca Automatizada y Banca Cognitiva que, cuando se combinan adecuadamente, pueden producir el sistema más adaptado al futuro posible para cualquier banco de hoy. Y aún mejor: para cada uno de estos pilares se están desarrollando muchas soluciones en este momento.

Banca Aumentada

Comencemos con la banca aumentada, que va más allá del término omnicanalidad, proporcionando múltiples puntos de contacto con sus clientes, cuando y donde sea que se necesite asesoramiento financiero. Un buen ejemplo ello  es unblu, una FinTech y partner de GFT, que realmente entiende que la experiencia del cliente es la clave del éxito en el sector financiero. Se ven a sí mismos como facilitadores en proporcionar servicios a los clientes a lo largo de su journey digital y ayudar a los bancos a participar y colaborar mejor con sus clientes.

Esto constituye el objetivo central de la Banca Aumentada: mejorar la relación del cliente con el banco proporcionando asesoramiento personalizado y servicios a través de interacciones contextualmente relevantes. En el caso de unblu, esto podría hacerse aumentando la adopción digital y aportando una mejor experiencia al cliente, lo que finalmente llevaría a mayores ingresos al trasladar la interacción personal del cliente y la colaboración a los canales digitales.

Banca Abierta

Ya hemos hablado mucho sobre la necesidad de una banca abierta, que recientemente ha recibido otro impulso con regulaciones como PSD2 o GDPR. Pero no sólo es una cuestión de imperativos normativos, también es el deseo de proporcionar la mejor experiencia al cliente junto con servicios de valor añadido, nuevos modelos de negocio y productos de mercado conectados de terceros. Esto significa que los servicios de otros proveedores se combinarán con los propios del banco para ofrecer mayor valor a los clientes. Desde la perspectiva de un banco, esta idea significa distribuir sus propios productos, así como los de terceros a través de API abiertas y front-ends, para que los clientes puedan intercambiar información fácilmente con múltiples proveedores.

Llamamos a esta visión Banca como Plataforma, un término también utilizado por el proyecto tesobe open bank. Su idea se basa en una API de código abierto y una app store para bancos que permite a las instituciones financieras mejorar de forma segura y rápida sus ofertas digitales utilizando un ecosistema de aplicaciones y servicios de terceros. En resumen: están ayudando a crear una red de FinTechs y bancos.

Banca Automatizada

Además del factor humano ( la experiencia del cliente), una mejor eficiencia y procesos serán también impulsores clave para los bancos en el futuro. Gestión de procesos de negocio (BPM, según sus siglas en inglés)), automatización robótica de procesos (RPA, según sus siglas en inglés) y la Inteligencia Artificial (IA) ayudarán a mejorar la eficiencia de muchos procesos bancarios. Esto también conducirá a una mejor experiencia del usuario aportando valor añadido basado en los datos personalizados del cliente.

En resumen, la banca automatizada combina la automatización inteligente con los recursos propios de los bancos para alinear, con el nuevo journey del cliente, la forma en que los empleados trabajan y sus tareas. Uno de los muchos ejemplos que vimos en Finovate fue una startup alemana llamada aixigo. Su solución en realidad abarca más ámbitos, desde robo-advisory hasta gestión de carteras, gestión de finanzas personales (PFM, según sus siglas en inglés)) y “bank to go”, una sucursal virtual accesible desde cualquier parte del mundo.

Banca Cognitiva

Para terminar, pero igualmente importante, las tecnologías cognitivas funcionarán en todo el conjunto de tecnología del banco, impulsando una gama de servicios disponibles para los clientes y maximizando la eficiencia interna. Una FinTech muy interesante que trabaja en este campo es DataSine, que combina la psicología con Machine Learning y las finanzas. Su enfoque se basa en la idea de que nuestra propia personalidad marca cada decisión que tomamos, lo que permite la segmentación de los clientes en “introvertidos” y “extrovertidos”, basados en su historial de transacciones. Otro ejemplo destacado fue la FinTech Be-IQ, que realiza evaluaciones de -propensión al riesgo basadas en perfiles psicológicos.

Machine Learning, Deep Learning y Natural Language Processing proporcionarán nuevas oportunidades, ayudando a los bancos a comprender mejor a los clientes y a proporcionar una muy alta personalización de su cartera de servicios y productos para satisfacer las necesidades de cada cliente.

Cuatro áreas, una visión

Está claro que algunos de los hypes emergentes durante los últimos años han llegado para quedarse. En Finovate, casi todas las startups que escuchamos trabajaban con inteligencia artificial. Incluso si no se aprecia de forma evidente, la mayoría de ellos tienen la IA integrada en sus soluciones. De forma similar, muchas FinTechs hablaron sobre Open APIs. Esto no es una sorpresa, ya que las startups pueden monetizar sus soluciones, mientras que los bancos comienzan a adoptarla para seguir siendo competitivos.

Hay más tendencias que aún se están gestando pero todos y cada uno de los pilares (banca abierta, banca aumentada, banca automatizada y banca cognitiva) son visibles, están en marcha y en pleno auge. La conclusión principal es que todos ellos están relacionados. Al incorporar en su estrategia no sólo uno, sino los cuatro pilares, los bancos aceleran su transformación digital adoptando la visión de lo que hemos llamado banca exponencial.