Los 10 consejos a seguir para preparar una entrevista de trabajo


¿Te han citado para una entrevista? Lo primero, enhorabuena… Y, lo segundo… ¿quieres hacerlo lo mejor posible? Pues nosotros te ayudamos dándote unas recomendaciones para triunfar en esta importante cita profesional:

El objetivo es demostrar que eres más que una formación concreta y una experiencia laboral determinada. Y que cuentas con unas aptitudes que te hacen imprescindible para el puesto al que optas. ¿Vamos a ver cómo? ¿Qué te parece poner en práctica estos 10 consejos?

  1. Localiza al entrevistador. Si sabes quién te va a hacer la entrevista, es interesante que le localices en RRSS. Fíjate cómo se expresa y qué contenidos comparte. De esta manera, no vas “a ciegas” a la entrevista. Y eso te dará confianza.
  2. Infórmate sobre la empresa si no lo has hecho antes de apuntarte a la oferta. Visita su web, sus redes sociales o páginas especializadas… La idea es que sepas a qué se dedica, qué productos o servicios ofrece, sus clientes más importantes y aún mejor si conoces aspectos como sus planes de expansión y su cultura corporativa.
  3. Averigua el perfil que están buscando para la nueva incorporación a su equipo. Así podrás saber cuáles son tus puntos más fuertes y los más débiles, a la hora de destacar los primeros y defender los segundos.
  4. Contacta con algunas personas que hayan trabajado contigo en empleos anteriores y que puedan dar buenas referencias sobre ti. Si te las piden, demostrarás que hay otros profesionales que pueden transmitir cualidades acerca de ti a nivel profesional.
  5. Prepara la entrevista. Ensaya las posibles preguntas que te pueden hacer. El objetivo es tratar de minimizar las posibilidades de que te puedas quedar en blanco. Esto te dará un punto extra al poder mostrarte más tranquilo, seguro y relajado.
  6. Revisa tu CV. La mayor parte de las preguntas serán acerca de tu experiencia profesional y formación. Así es que, actualízalo al máximo y apréndetelo. Debes tener claro los pasos que has ido dando y por qué.
  7. No llegues tarde. Estudia la mejor manera de hacerlo en transporte público o, si vas en coche, que haya sitios para poder dejarlo aparcado. Sal con tiempo para llegar unos 10 minutos antes de la cita. De esta manera, estarás menos agobiado y, por tanto, más relajado.
  8. Prepara alguna pregunta acerca de la empresa y del puesto al que optas. A los entrevistadores también les va a gustar que quieras saber de ellos y no sólo ellos de ti. Pero no plantees cuestiones en mal tono o fuera de lugar.
  9. Cuida el lenguaje corporal. Cuando llegues, da la mano sin titubear y mirando a los ojos. Eso muestra seguridad. Siéntate cuando te lo indiquen, y no lo hagas ni en el borde la silla ni te tumbes sobre ella (lo primero denota timidez y/o inseguridad y lo segundo pasotismo). Además, también te recomendamos que sitúes las manos encima de la mesa en todo momento, mantengas una postura erguida y que trates de sonreír (sin ser excesivo).
  10. Sobre tu forma de expresarte. Llama al entrevistador por su nombre, que denota interés por recordarlo. Por supuesto, debes escucharle y no interrumpirle. Y no olvides hablar de forma clara, concisa y sin titubeos. Y cuidado con hablar demasiado rápido.

Y … un último consejo. Sé tú mismo y honesto acerca de tus expectativas. Esta es la única manera de tener más posibilidades de ser elegido y en función de la cultura de la organización. Así, tanto el empleador como el empleado harán una buena combinación. Y al final, eso es lo que los empleadores están buscando … ¡Buena suerte!