De lo digital a lo exponencial: llega la era del Cloud Computing


Con la intención de facilitar al cliente un servicio ágil, rápido y global, en un entorno seguro para que sus datos estén protegidos, llega el reto de los servicios financieros actuales: pasar de lo digital a lo exponencial. Se trata de conseguir este objetivo a un coste competitivo y personalizado y cuyo foco principal sea el cliente.

La llegada de la era del Cloud Computing ha permitido habilitar el desarrollo de plataformas robustas que permitan trabajar en tiempo real, gestionar un ecosistema colaborativo con diversos desarrolladores, desplegar una arquitectura avanzada, extraer un mayor conocimiento de los datos de clientes y convertir este conocimiento en productos y servicios. Estos son algunos de los retos financieros que se desarrollaron durante un evento coorganizado por Google Cloud y GFT, el pasado mes de Octubre, en el que también abordamos de una forma dinámica e interactiva la visión de banca como plataforma basada en arquitecturas “cloud computing”, y las tecnologías necesarias para la evolución de los servicios financieros del futuro.

Durante el evento, presentamos nuestra visión sobre banca cognitiva, los servicios ofrecidos por Google Cloud Platform, además de las oportunidades del Machine Learning en el sector financiero, APIs en cloud, y arquitecturas Big Data basadas en cloud. Para desarrollar todos estos aspectos, es imprescindible aplicar todas las tecnologías a nuestra disposición como el big data, la analítica de datos y la inteligencia artificial sobre arquitecturas de escalabilidad ilimitada en sistemas cloud, dada la ingente cantidad de información a procesar.

Durante la jornada se explicó un caso de éxito, en el que se hizo un análisis de los elementos que contribuyen a la diferenciación de los bancos tales como la confianza, la mejora de la experiencia de usuario en el touch point y la orquestación de los diferentes servicios financieros en una propuesta adaptada a cada cliente. También se habló de cómo la Inteligencia Artificial impulsará mejoras en estas áreas gracias a su capacidad para tratar información desestructurada. En los casos de uso, como lecciones aprendidas, se subrayó la importancia de la realimentación continua, ya que los modelos entrenados tienden a desalinearse con el paso del tiempo.

Muy destacada fue también la disertación de Toni Munar (GFT) sobre las bases teóricas de la inteligencia humana, su enorme capacidad de procesamiento en paralelo, y por qué las limitaciones de los sistemas automáticos de Inteligencia Artificial (AI) permiten, por el momento, realizar únicamente tareas de “agente” automatizando tareas concretas.

Alberto Ceniz explicó como Google pone a disposición de sus clientes y usuarios la formidable infraestructura de procesamiento de datos y comunicaciones desplegada a nivel mundial para su buscador, de tal forma que sobre ella se proporcionan servicios de almacenamiento, infraestructura y comunicaciones de todo tipo con escalabilidad ilimitada.

Además, durante la jornada tuvieron lugar cuatro sesiones en paralelo: cuatro grupos pequeños y entornos abiertos para fomentar la participación. En la de Machine Learning se revisaron aplicaciones reales que se están explorando en banca en temas cómo automatización del tratamiento documental, chatbots, recomendadores financieros etc.

Otra de las sesiones en paralelo fue la de APIs en Cloud, en la que se debatió cómo la visión de Banca como Plataforma (BaaP) afectará a la industria financiera al hacer accesibles los sistemas bancarios a terceros a través de una arquitectura de APIs. Google Apigee proporciona todos los servicios de un API Manager en arquitectura cloud.

En el grupo de arquitecturas Serverless se debatieron distintas aproximaciones a arquitecturas de Plataforma como Servicio y cómo la más actual Serverless está tomando preponderancia dado que simplifica el desarrollo al aislar a los programadores de las complejidades de la operación de la infraestructura.

En el último grupo se presentó Google Cloud Spanner, una base de datos relacional que escala indefinidamente, manteniendo la consistencia de las transacciones. Por tanto, aúna en un único producto las mejores características de las bases de datos relaciones y NoSQL.

Se cerró la sesión con el feedback de los participantes y un pequeño sorteo. Todos los asistentes coincidieron en lo interesante de las temáticas tratadas y lo bien estructuradas que se habían desarrollado, además de apostar por próximas jornadas con estas características.