El valor de la formación interna


Hace más de una década, no era extraño que se valorara la formación externa sobre la interna. Esto era debido a la falsa creencia de que sólo los cursos que tenían un coste externo asociado, eran de valor para el empleado. Nada más lejos de la realidad: de hecho, hoy en día la diferencia competitiva la marcan las empresas que cuentan con una oferta formativa interna de calidad que promueva la capacitación, desarrollo de habilidades y competencias concretas entre sus empleados

La formación interna en las empresas nace con el objetivo de dar una oferta continua y de calidad a los trabajadores. Y que  tiene el valor añadido de ser diseñada por y para empleados de la propia empresa, lo que permite que sea una formación focalizada en las necesidades concretas de los mismos en cada momento. Además, permite que los contenidos de dichas acciones puedan ser contextualizados, ayudando así a que la transferencia al puesto de trabajo sea rápida y efectiva.

Workshop en el Lab de GFT

Su éxito dependerá en gran medida de algunos aspectos clave:

  • Formación alineada con el negocio de la compañía: Los departamentos de gestión del talento deben ir de la mano del negocio para conocer en todo momento las necesidades presentes, posibles y futuras. Esto garantizará que la inversión económica va alineada con lo que la empresa necesita en cada momento, y, al tiempo, permitirá que la oferta formativa que se desarrolle, se realice de manera proactiva y no reactiva.
  • Identificación de expertos: Es importante poder identificar dentro de cada empresa los grupos de expertos que puedan ser colaboradores activos de la formación interna. En muchas ocasiones, son fácilmente identificables porque suelen ser formadores “encubiertos” en sus propios equipos. Son perfiles que tienen un área de conocimiento amplia sobre uno o varios temas, con un marcado carácter docente y que disfrutan compartiendo conocimiento.
  • Capacitación y herramientas para el formador interno: Una vez identificado el colectivo de expertos, es importante dotarlos de:
    • Formación pedagógica continua, porque como decía John Cotton Dana “Quien se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender”. Los formadores internos debe recibir aprendizaje adecuado no sólo para impartir lecciones de manera adecuada, sino también para ser capaces de diseñar y desarrollar cursos a partir de unas necesidades concretas.
    • Herramientas adecuadas para la impartición de formaciones en diferentes modalidades (presenciales, on-line, virtual,…) Como son: salas adaptadas a las necesidades de cada curso, webcams, punteros láser, pizarras, gadgets pedagógicos, manuales, repositorios de documentación, máquinas virtuales,…
  • Creación de una comunidad de formadores: Desde los departamentos de gestión del talento es necesario respaldar de manera continuada a la comunidad de formadores facilitando un entorno adecuado en el que compartir las necesidades de aprendizaje, las planificaciones de los diferentes programas, mejores prácticas, lecciones aprendidas, así como técnicas y estrategias pedagógicas. Pero esta unión también permite que el departamento de gestión del talento pueda compartir de manera transparente los resultados obtenidos en los diferentes cursos, o utilizando otras palabras, el análisis de la efectividad de sus formadores. Esto último será un punto clave para guiar a este colectivo hacia un proceso de mejora continua que garantizará un éxito estable.
Formación de JavaScript en GFT

En GFT contamos desde hace unos años con una potente comunidad de formadores que, en la actualidad supera la centena. Dicha comunidad está compuesta por un equipo de expertos extremadamente comprometidos con la formación de los empleados y con una clara vocación docente que conlleva una preocupación constante por mejorar día a día. Son expertos en áreas clave de IT, así como en herramientas, metodologías, procesos, en el propio negocio e incluso en idiomas.

La formación interna que impartimos es nuestra marca de valor, porque nuestros resultados como departamento de gestión del talento han sido obtenidos gracias al esfuerzo de todos y cada uno de los miembros de esta comunidad, que, día tras día, trabajan con nosotros para poder generar talento y potenciar el crecimiento profesional de los empleados en GFT.

Porque tal y como afirmó el famoso escritor y formador Ever Garrisson, “Un maestro es una brújula que activa los imanes de la curiosidad, el conocimiento y la sabiduría en los alumnos”