Apostando por los líderes del futuro


Uno de los primeros aprendizajes que realizamos como líderes es que no hay una fórmula única para gestionar, motivar e inspirar a los equipos. Es curioso que, cuando vemos que un estilo de liderazgo nos funciona con una persona, intentamos copiarlo con el resto del equipo. En la mayoría de ocasiones, nos encontramos con que los resultados no son los esperados. ¿Por qué no nos funciona? Esto ocurre fundamentalmente porque cada uno de nosotros somos diferentes en conocimientos, experiencia, carácter, motivación intrínseca y extrínseca, etc. Por tanto, como líderes debemos encontrar la fórmula que se ajuste mejor a cada miembro del equipo. ¿Y cómo hacen los líderes para aprender a lidiar con esta diversidad y conseguir inspirar al equipo hacia la acción? Pues básicamente a través de dos vías: la formación y la observación.

Sesión de apertura del programa, donde está presentando Fabio Bertolini, Global Talent Management Lead

Por un lado, la formación debe comenzar desde el propio auto-conocimiento hasta el auto-liderazgo, lo que podríamos llamar “liderazgo interno” pues, como decía Bill Hybels, “tú eres la persona más difícil que te ha tocado liderar”. En este estadio de liderazgo interno se deben reforzar habilidades como la inteligencia emocional, la motivación, comunicación y gestión del tiempo, entre otras. En un segundo estadio, esta formación debería ir más dirigida a nuestro liderazgo hacia los demás, o lo que podríamos denominar “liderazgo externo”, dotando al líder de habilidades necesarias para la correcta gestión de personas, la motivación, delegación y escucha activa, entre muchas otras. Por último, no hay olvidar que todo líder que se precie debe contar con otras habilidades orientadas al negocio, como puedan ser la negociación, gestión de conflictos, realización de presentaciones, etc En este viaje hacia el liderazgo, es de vital importancia un alto nivel de compromiso por parte del líder, pues la formación por sí misma no generará resultados sin ponerla en acción.

Por otro lado, si bien la base de formación es muy necesaria, no debemos dejar de lado la observación, ya que un porcentaje alto de lo que aprenderemos como líderes lo haremos mediante esta técnica: observando a líderes mediáticos, responsables con los que hayamos trabajado, líderes de otras empresas, en clientes, proveedores,… Ésta es una técnica, que en ocasiones, se utiliza en procesos de coaching. Cuando queremos buscar una mejora en nuestro liderazgo, uno de los consejos que suele dar el coach es “busca un líder que te inspire, aquel que te gustaría ser, alguien con nombre y apellidos”. Al observarlo, vemos cómo motiva, cómo presenta, cómo habla, cómo escucha, cómo se mueve, e intentamos analizar más allá, buscando la clave de su éxito como líder. Y, es ahí donde comenzamos a detectar comportamientos, lenguaje verbal y no verbal, e incluso rutinas que difieren de nuestro estilo de liderazgo, y de esta manera, podemos encontrar nuestra área de mejora, centrar nuestro objetivo y comenzar a trabajarlo.

Graduación de la cuarta edición del programa

En GFT somos conscientes de la importancia de la formación y observación en desarrollo del liderazgo, por ello, apostamos porque nuestros líderes dispongan de las herramientas formativas necesarias para desarrollarse con éxito, y que, a su vez, sirvan de ejemplo a los futuros líderes. Nuestra apuesta pasa por formar desde los niveles más juniors hasta las capas con más seniority, dotando de continuidad a la capacitación de nuestros profesionales. Para ello, GFT cuenta con itinerarios formativos vivenciales, dinámicos y adaptados a nuestra realidad, que buscan desarrollar y potenciar las habilidades y competencias de nuestros futuros líderes. Para formar a un gran líder es importante comenzar por la base. Por ello, los programas de liderazgo se adaptan no sólo a los niveles de experiencia y conocimiento de cada colectivo, sino que además se focalizan en las demandas presentes y futuras de nuestros empleados.

Uno de nuestros programas con más éxito a nivel internacional es ALP: Accelerated Leadership Programme, un itinerario formativo de un año de duración en el que empleados de las diferentes sedes de GFT a nivel mundial participan con el fin de poder dar un paso más hacia delante en su desarrollo profesional como líderes dentro de GFT. Se trata de un programa que ofrece una doble perspectiva: por una parte, se presenta el conocimiento de diferentes áreas del negocio, así como de herramientas y estrategias de gestión requeridas por nuestros líderes para poder evolucionar a una capa de mayor seniority dentro de la compañía. Por otro lado, el programa incluye la perspectiva de GFT en cada una de estas áreas que se presentan, lo que permite al participante entender cómo se aplican esos conocimientos en su realidad profesional dentro de GFT.

En la actualidad GFT ha lanzado 6 ediciones con más de 130 participantes procedentes de Alemania, Italia, Reino Unido, Suiza, Polonia y España. Esta mezcla de culturas dota al programa de un valor añadido, pues permite converger los diferentes estilos de liderazgo desde una perspectiva multicultural que refleja la realidad en GFT.

Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y a ser mejores: eres un líder” Jack Welch