Nuria Mir: “Hay que enseñar a las nuevas generaciones de niñas que ciencia y tecnología son cool”


Del 7 al 9 de mayo se celebra en Berlín el Global Female Leaders 2017. Una de las principales ejecutivas de GFT en España ha sido escogida este año para aportar su punto de vista y su experiencia en este encuentro directivo de mujeres. Licenciada en Física y PDD IESE, Nuria Mir cuenta con más de 20 años de experiencia y ha liderado con éxito numerosos proyectos internacionales. Hemos hablado con ella para conocer su experiencia en operaciones de sourcing estratégico tanto en Europa como Suramérica.

Estudiaste Física. ¿Qué motivos te impulsaron a decidirte por esta formación universitaria?

Siempre me han gustado mucho las matemáticas pero consideré que estudiar física me abriría más mi futuro profesional al tener más aplicaciones en la industria.

En aquel momento debía ser un mundo con poca presencia femenina.

A nivel acádemico, nunca me sentí sola. Éramos un grupo de chicas bastante grande que formábamos un grupo muy compacto. De hecho, todavía tengo grandes amigas de esa época.

¿Cuándo llegaste a GFT?

Llegué hace 20 años, despues de trabajar durante 3 años en otras empresas de servicios.

¿Era muy diferente la compañía entonces, en comparación a la GFT para la que trabajas hoy en día?

Sí, bastante. Entré en el departamento de TI de un banco, DBSAE, y tenía un presupuesto fijo que gastar cada año. El trabajo me llegaba solo.

¿Qué tipo de puestos has ocupado hasta ahora?

Siempre posiciones de delivery de proyectos: desde programación a dirección.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar aquí?

La seguridad, la rigurosidad de los procesos de la compañía y la excelente calidad de mis compañeros, tanto a nivel personal como profesional.

Estuviste tres años en la sede de GFT en São Paulo. ¿Cómo surgió esta posibilidad?

Fue hablando con mi responsable. Era una epoca en la que necesitaba un cambio y aposté todas mis cartas en el nuevo reto. Mover a toda la familia (mi marido y mis cuatro hijos) no fue fácil. El periodo de transición fue duro.

Además de tu etapa en Brasil, ¿has trabajado en otros proyectos internacionales?

Sí. Además de España y Brasil, he trabajado en proyectos para Portugal, Italia y Alemania, pero en estos casos desde Sant Cugat (Barcelona).

Ahora que ya hace tres años que regresaste a España, ¿cómo valoras esta etapa en Brasil? ¿Cuál fue el principal aprendizaje profesional y personal que te has traido?

Ahora que han pasado 3 años veo las cosa con más perspectiva. Creo que crecí como profesional y como persona. La Nuria que volvió no tiene nada que ver con la que se fue. Adquirí visión general de la compañía y, a nivel personal, aprendí a valorar más mi propia felicidad y la de mi familia.

¿Cuáles son tus objetivos laborales a corto o medio plazo?

La intensidad de los tres años que viví en Brasil me pasaron factura tanto a nivel físico como incluso emocionalmente. Por ello, he necesitado estos dos últimos años para recuperarme y ahora ya vuelvo a estar preparada para nuevos retos.

Con cuatro hijos y una carrera como la tuya, ¿qué opinas sobre la conciliación de la vida familiar y profesional en España? ¿Cómo se podría mejorar?

Es muy duro. Un cargo de responsabilidad exige una mayor disponibilidad y, por lo tanto, se puede acabar comiendo parte de tu vida personal. He tenido que sacrificar tiempo con mis hijos para estar donde estoy profesionalmente. A veces, tienes dudas de estar haciendo lo correcto. Yo no he encontrado todavía la fórmula milagrosa. Lo importantes es saber que estás haciendo lo que tú quieres hacer.

¿Es el sector en el que trabajas hoy en día tan masculino como en tu etapa universitaria?

Al menos en España, yo creo que ha empeorado. Cada vez hay menos mujeres accediendo a carreras técnicas como ingeniería, física o matemáticas. Son carreras muy difíciles, que exigen mucho esfuerzo y, además, cuando las acabas, la recompensa no es fácil. Son mundos muy masculinos en los que cuesta abrirse camino.

Has asistido a diferentes eventos sobre mujeres y tecnología. ¿Por qué la innovación tecnológica sigue siendo mayoritariamente masculina?

Hay todavía mucho prejuicio. Tendemos a pensar que las mujeres somos más hábiles en profesionas donde se requieren soft skills y menos capaces cuando necesitamos habilidades analíticas. Estoy cansada de leer artículos que diseccionan las diferencias entre el cerebro de la mujer y del hombre. Creo que no debemos generalizar. Cada persona es un mundo. No debemos suponer nada solo porque se ha nacido con el género femenino.

¿Y cómo se podría transformar esta situación y atraer más talento femenino al sector tecnológico?

Hay que ir a las escuelas e institutos para enseñar a las nuevas generaciones de niñas que la ciencia y la tecnología son cool y no algo oscuro, raro o frikie sin proyección. Pero también hay que ofrecer salidas a estas nuevas científicas o ingenieras. No podemos formarlas para luego cerrarles las puertas en el mundo profesional.

¿Son necesarios todavía los grupos o eventos dedicados a las mujeres, la tecnología y el emprendimiento?

Son necesarios porque ayudan a concienciarnos de la importancia del networking, algo que las mujeres ponemos siempre al final de toda nuestra larga lista de prioridades. A diferencia de los hombres, en nuestro caso el networking está por detrás de otras cosas como la compra familiar o las actividades extraescolares de nuestros hijos.

¿Crees que el reconocimiento de la mujer en el sector empresarial en Europa es muy diferente a España?

No es un tema de reconocimiento, el problema es que llegan pocas. El techo de cristal existe y es muy dificil de superar. Cada país tiene sus características y sus propias barreras. En general, si trabajas duro y das el 100% tienes las mismas oportunidad que un colega masculino. El problema aparece cuando tienes hijos y hay que compaginar el papel de madre con el profesional.

En mayo asistirás al Global Female Leaders 2017 que se celebra en Berlín. ¿En qué consiste este evento y qué presentarás tú?  

La Cumbre de Global Female Leaders reúne a líderes de alto nivel de todo el mundo. El objetivo es descubrir nuevas formas de pensar y presentar aspectos que creemos que ya entendemos pero desde una perspectiva nueva y desconocida. Este evento permite iniciar un diálogo entre mujeres que tienen un rol destacado en la sociedad y el mundo empresarial. Los temas que se tratarán serán amplios: desde las cuestiones vitales de la economía mundial hasta iniciativas que demuestran acciones ejemplares en tiempos de crisis. El foco se centra en nuevos mercados y campos de acción para explorar conjuntamente así como nuevas visiones y estrategias. En mi caso, representaré a GFT como ponente y explicaré cómo las startups se están convirtiendo en la principal fuerza disruptiva en el sector de los servicios financieros.