Hacia la conectividad ilimitada y la automatización inteligente


Ejercer como un catalizador de la innovación, además de crear una red ágil, construida y adaptada a las diferentes necesidades de los diversos sectores de la economía son algunos de los objetivos fundamentales que nos ha dejado el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, que junto a los últimos avances en el ámbito del IoT o la Inteligencia Artificial, entre otros, se ha afianzado como el mayor evento de la industria móvil reuniendo a más de 108.000 visitantes y un total de 2.200 empresas; sin embargo, también se ha puesto de manifiesto que algunos de estos avances solo serán posibles con una inversión acorde a las necesidades generadas.

La era del 5G ya es una realidad, tan solo es necesario que la economía aúne sus esfuerzos en pos de una tecnología que está previsto que en 2025 alcance los 1.100 millones de usuarios, lo que supondría una de cada ocho conexiones móviles en todo el mundo. Con la innovación de los teléfonos inteligentes claramente estancada, esta importante cita con la tecnología contó con un mayor enfoque hacia los chatbots y asistentes digitales (impulsados ​​por Inteligencia Artificial, AI), vehículos autónomos y dispositivos de Internet de las Cosas (IoT).

La apuesta está servida: IoT junto al nuevo estándar de conexión 5G en el que ya trabajan todas las operadoras y fabricantes de móviles están llamados a convertirse en un fenómeno que revolucionará nuestro día a día. La velocidad a la que circularán estos datos es clave, llegando a alcanzar hasta diez veces más que las actuales.

No obstante, se han marcado una serie de objetivos para la era 5G, que sólo pueden lograrse si la industria es capaz de unificarse en torno a un estándar tecnológico común y acordar un conjunto de bandas de espectro armonizadas. El 5G debe convertirse en la plataforma para la innovación de todos los sectores de la sociedad a los que pueda aplicarse. Eso sí, debe garantizar que su implantación vaya a hacerse de forma rápida y con el menor coste posible.

La visión colectiva y las expectativas de la industria móvil para la era 5G nos muestran que estas redes proporcionarán en 2025 cobertura a un tercio de la población mundial, lo que tendrá que verse reflejado a nivel de negocio entre todos los sectores que utilizan las tecnologías para su desarrollo profesional.

El 5G no fue el único protagonista de esta feria: conscientes de que el mundo App comienza a tocar techo y carece de evolución, otras compañías presentaron usos innovadores de las tecnologías como es el caso de la conectividad de banda estrecha para el IoT (Narrow Band-IoT) o el LTE Advanced Pro (LTE-A Pro), lo que supondrá una gran evolución de las redes de telefonía móvil antes de llegar al tan esperado 5G. Parece evidente que los operadores deben estar preparados para afrontar los desafíos de una red diseñada para el desarrollo de todos los sectores de la economía y las finanzas; además, tanto los gobiernos como los proveedores de servicios deben satisfacer las demandas que generen estas novedades tecnológicas.

IoT, inteligencia artificial y el futuro de los pagos

Ideas sobre Inteligencia Artificial (AI) o cómo las empresas conectarán con sus clientes de esta forma se impusieron en esta cita tecnológica. En el ámbito de las finanzas parece evidente que estamos hablando de la transición de CUE (Clave Única de Establecimiento) a CUI (Código Único de Identificación) o cómo las empresas conectarán con sus clientes a través de AI.

Las nuevas tendencias del IoT se han impuesto a dispositivos inteligentes ya conectados y se han convertido en proyectos sobre servicios como Chatbots o Predictive Analytics, entre otros. La red de objetos conectados al IoT es una de las tendencias que impera en la mayoría de empresas que buscan una evolución de este servicio; es lo que conocemos como IoT as a Service. Los servicios de tecnología financiera están especialmente involucrados en estos avances llamados a revolucionar la industria de los bancos, tal y como la conocemos.

Con el objetivo de la conectividad total el sector de la banca se suma a una corriente en auge; sin embargo, otros como la medicina, la educación e incluso la construcción se han dado cuenta de los beneficios que puede llegar a ofrecerles y están apostando por una evolución en aspectos como el Blockchain, una forma disruptiva de afrontar retos que proporcionará transparencia y seguridad.

Buscar la rentabilidad a los proyectos es el objetivo básico de las empresas y, para ello, tecnologías como la Realidad Virtual (VR) están desarrollando nuevas funcionalidades enfocadas al sector, lo que ayudará a mejorar su rendimiento y, muy probablemente, a incrementar este beneficio. En el MWC se han mostrado algunas de estas alternativas que facilitarán el negocio en muchas de las grandes empresas que encuentran en estas tecnologías su mejor forma de desarrollo.

Cambios en la forma de hacer negocios, conectividad total, avances en el IoT y nuevas aplicaciones para la Inteligencia Artificial muestran que el MWC se ha convertido no solo en el evento más destacado en lo que a tecnología móvil se refiere, sino que también ha contribuido a transformar las oportunidades en negocio y ha dejado abierto un horizonte de desafíos que contribuirá a generar nuevos valores y experiencias; pero, sobre todo, será la hoja de ruta que necesitan algunas empresas para lograr sus objetivos.