Los bancos deben aprovechar las oportunidades que ofrece la digitalización


El sector de los servicios financieros está pasando por una fase de gran agitación a nivel global. Las nuevas tecnologías suponen una amenaza para las estructuras tradicionales y la banca digital está en auge, sobre todo la banca móvil. La fuerza innovadora de las FinTech está cambiando las cosas. Las exigencias de los nuevos clientes digitales están obligando a los bancos a asumir el reto de la digitalización.

udz

Hace tan solo dos años, nadie tenía en cuenta a las FinTech. Pero las cosas han cambiado desde entonces. Las ideas y soluciones financieras innovadoras de las nuevas startups tecnológicas desempeñan un papel cada vez más importante y están a punto de cambiar completamente nuestra forma de gestionar el dinero. Desde los pagos instantáneos hasta los que se realizan mediante código QR, los préstamos entre particulares, las aplicaciones de blockchain o incluso el asesoramiento por parte de robots y el robotrading… las FinTech y sus tecnologías se encuentran hoy en día en todos los ámbitos de las operaciones de pago.

La base del éxito: el cliente

Esto afecta sobre todo a la banca minorista, que muchos bancos han descuidado durante mucho tiempo y ha provocado una pérdida de confianza por parte de sus clientes. Ahora hay unas 400 FinTech en Alemania y los nuevos servicios que ofrecen son revolucionarios. Según la Asociación de Bancos Alemanes (BdB, según sus siglas en alemán), los servicios que probablemente llegarán a tener más éxito en la actualidad son los relacionados con los pagos y las transferencias digitales vía móvil.

En consecuencia, también está aumentando la presión sobre los bancos tradicionales, que van avanzando cada vez más en la transformación digital, firmando acuerdos de colaboración con startups o lanzando sus propias iniciativas. Deutsche Bank, por ejemplo, ha abierto sus laboratorios de innovación en Londres, Palo Alto y Berlín, y tiene previsto crear 400 nuevos puestos de trabajo relacionados con la digitalización en su centro digital de Frankfurt. «Estamos creando un comité de expertos en digitalización», explicaba Patrik Pohl, director de Deutsche Bank, en penúltima FinTech Talk de Frankfurt, organizada por GFT y Deutsche Bank. En otras palabras: se necesita sangre nueva, preferiblemente de personas con ADN digital y capaces de aportar nuevas ideas. La última iniciativa del banco, con sede en Frankfurt, puede parecer anacrónica —dado que llega 17 años después del lanzamiento del pionero sistema estadounidense de pago online PayPal—, pero Deutsche Bank está demostrando que incluso las grandes organizaciones ya consolidadas del sistema monetario mundial están cambiando lentamente su rumbo.

Más vale tarde que nunca

Las nuevas tecnologías suponen una amenaza para las estructuras tradicionales pero, por otro lado, ofrecen también grandes oportunidades. Por ejemplo, la opción de colaborar con «otros» a lo largo del camino. «Las alianzas comerciales con startups están generando un gran impacto en nuestro sector y están transformando la cadena de valor», añade Pohl.

Ha llegado el momento de que el sector de los servicios financieros reconozca y utilice las oportunidades que ofrece la digitalización. Y dado que la tendencia es significativa, los bancos deben replantearse su rol en el sistema. «Durante mucho tiempo, se trataba solamente de ofrecer servicios bancarios en el futuro. Ahora estamos modelando la banca del futuro», declara André Bajorat, emprendedor FinTech y fundador de figo, cuya plataforma de banking-as-a-service constituye un enlace entre el mundo financiero tradicional y las soluciones financieras modernas.

Christian Tiessen, de Savedo, que negocia inversiones a plazo fijo en la eurozona, es uno de estos pioneros con ADN digital y aprovechó la FinTech Talk de Frankfurt para demostrar cómo avanza la transformación digital del sector financiero. «Casi todas las transacciones financieras se pueden realizar online» explica Tiessen. «Es más, la gente ya no utiliza un único banco, sino varios proveedores, y esta tendencia ya abarca casi todos los grupos de edad».

Las transacciones sin efectivo crecen de forma estable en todo el mundo: un 8 % al año, según el World Payments Report. Y, como demuestra un estudio muy reciente de Bitkom, una tercera parte de todos los usuarios de banca online realiza sus operaciones a través de su teléfono móvil, y un 70 % de todos los usuarios de Internet efectúa sus transacciones online. También es interesante el hecho de que casi una tercera parte de todos los usuarios está dispuesta a utilizar compañías de Internet para satisfacer sus necesidades bancarias.

Tendencia creciente

La pregunta que genera más controversia, que ya se planteó en la FinTech Talk de Frankfurt, sigue siendo: ¿qué papel se verán obligados a jugar los bancos tradicionales? En el caso de los pagos online a través de PayPal, ampliamente aceptados, por ejemplo, los bancos tradicionales y sus marcas ya no están en contacto con los clientes y tienen que conformarse con procesar los pagos desde un segundo plano y deben reestructurar sus modelos de negocio. Las monedas virtuales y las nuevas aplicaciones de blockchain acelerarán este proceso. A primera vista, esto podría no ser del agrado de los bancos. ¿Pero son necesariamente malas noticias? ¿No implica también nuevas oportunidades de negocio? Tomemos por ejemplo la gestión de identidades, un ámbito en el que los bancos podrían reposicionarse completamente. Los datos están disponibles, al igual que la confianza del cliente. En definitiva, se trata de ser más rápidos y aprender del increíble dinamismo y flexibilidad del sector digital.

Falta de visión

En los últimos meses se ha hablado mucho de la dicotomía «bancos frente FinTech» o «la vieja economía frente a la nueva economía». Es un debate absurdo. Muchos directores de banca también lo piensan. A pesar del temor que genera la disrupción, lo principal es trabajar juntos para aprovechar las oportunidades de la digitalización y obtener el máximo beneficio de ellas. Pero no será posible si los bancos no disponen de sus propios departamentos de investigación y desarrollo. Tienen que cambiar su visión en este sentido. Esto significa probar los productos durante varios años, tener paciencia, ser flexibles – y no centrarse sólo en el rendimiento a corto plazo de las inversiones.

En el primer new.New Festival de nuestra plataforma de innovación CODE_n en el Centro de Arte y Medios (ZKM) de Karlsruhe, bancos y startups FinTech volvieron a encontrarse. Trece empresas FinTech finalistas de nuestro concurso internacional de startups presentaron sus ideas y modelos de negocio. Se realizaron debates, presentaciones y seminarios centrados en cómo modelar la banca del futuro. Junto con 39 startups más de los sectores de Movilidad conectada, HealthTech y Fotónica 4.0, participaron en el CONCURSO CODE_n bajo el lema «Unveiling Digital Disruption y ganar un premio de 30 000 euros en metálico. Y como socio tecnológico de las principales instituciones financieras a nivel internacional, GFT patrocinó el área FinTech en CODE_n. Además, new.New Festival de Karlsruhe también fue la sede del último FinTech Talk.

Espero mantener algunos debates apasionantes con vosotros aquí, en esta columna sobre innovación. Tenemos que aprender a presentar mejor los nuevos productos y tecnologías; la gente está deseando saber qué pasará en el futuro. Tenemos que esforzarnos y trabajar en ello con ilusión.

Inspiración y entusiasmo: las claves del futuro

Ulrich Dietz dirige GFT desde su fundación en 1987 y ahora lidera la compañía hacia el futuro como CEO de GFT Technologies SE. Además de su cargo de director de GFT, Ulrich Dietz participa en varias comisiones nacionales en Alemania. En 2013, fue nombrado vicepresidente de Bitkom. Desde este cargo, promueve activamente el desarrollo y la expansión de las relaciones internacionales en el sector de las TIC en Alemania. En esta columna sobre innovación, Dietz compartirá regularmente sus reflexiones sobre la transformación digital, startups, tendencias en TI, nuevos modelos de negocio y la vida diaria interconectada, expresando también sus impresiones personales al respecto.