¿Y tú qué necesitas: Mentoring o Coaching?


Más allá de una moda pasajera o una estrategia empresarial, las disciplinas de Mentoring y Coaching se han consolidado como herramientas clave en el desarrollo del talento.

Y es que es de suma importancia contar con orientación por parte de una figura más senior, denominada mentor, que nos ayude a canalizar ese talento hacia un desarrollo ascendente y productivo. Incluso, a determinados niveles, es importante contar con la figura de un coach que “sople nuestras brasas”, como diría el escritor y experto en coaching Leonardo Wolk, para avivarlas y liberar así nuestro potencial. Pero entonces, ¿qué necesitamos Mentoring o Coaching?

Business mentoring

Ambas son disciplinas que facilitan el desarrollo del talento a nivel individual y organizacional, pero su orientación y método difiere en gran medida. Mientras que el Coaching se centra en el conocimiento de uno mismo, permitiendo a la persona encontrar sus propias respuestas, el Mentoring busca guiar profesionalmente al individuo a través de una transferencia de conocimiento y experiencias. Podríamos decir que Coaching es la herramienta para desbloquear el potencial “ayudando a aprender”, mientras que Mentoring desarrollaría el talento “enseñando a aprender”.

De esta manera, el mentor representa la figura del orientador, aquel experto que cuenta con antigüedad y amplia experiencia dentro de una organización, que orienta estos conocimientos para ayudar a otras personas dando información, consejo e incluso advertencias sobre lo que resultará más beneficioso para su carrera profesional. El coach, a diferencia del mentor, no necesita contar con experiencia concreta relativa al ámbito profesional del coachee. Su tarea va más orientada a generar autoconocimiento en el coachee, potenciando su capacidad de desarrollo profesional, o dicho de otra manera, el coach ayuda al coachee a encontrar sus propias respuestas, a conocer qué es lo que está limitando su desarrollo profesional y cómo desbloquearlo.

En cualquier caso, tanto si elegimos la opción de Coaching como de Mentoring debemos saber que el final lo escribiremos nosotros mismos: valores como el compromiso, la responsabilidad, el respeto y la honestidad, garantizarán el éxito de los procesos tanto de Mentoring como de Coaching. Además, en el caso de este último, un valor añadido e imprescindible por parte del Coach es su compromiso de garantizar la confidencialidad durante todo el proceso. Por tanto, es importante que planteemos estos procesos como una relación de dos, con responsabilidad compartida, con una comunicación bidireccional, buscando en cada sesión la sinceridad y el respeto mutuo. Sólo así conseguiremos avanzar en el mismo sentido.

Desde hace más de una década, GFT apuesta por desarrollar el talento de sus profesionales “enseñando a aprender” a través del Mentoring. Entendemos y aplicamos Mentoring en toda su amplitud: proponiendo objetivos, detectando necesidades formativas, canalizando y resolviendo dudas sobre proyectos, roles y tareas, etc. En la actualidad, con más de 1.500 profesionales en activo, GFT España cuenta con una estructura de Mentoring compuesta por cerca de 300 mentores quienes reciben la formación y el apoyo necesarios para desempeñar su rol. Será el mentor en GFT quien velará porque la carrera profesional de nuestros empleados tenga el éxito que buscamos, pero siempre de la mano de sus mentados.

Post a Comment

* requerido

Comment Area

  1. Eduardo Escofet26 Octubre, 2015

    Excelente artículo. Creo que tenemos la tendencia a confundir los dos términos y aquí quedan bien claras las diferencias entre ambos y su alcance. También difiere el término tutor, más enfocado a un rol específico de orientación, incluso de contraparte y que, en períodos cortos, puede realizar ambas funciones descritas en el artículo. Gracias por compartir.

    1. GFT España26 Octubre, 2015

      Muchas gracias por tu comentario, Eduardo! Te deseamos una muy buena semana 🙂

  2. Anna Coll28 Octubre, 2015

    Me ha gustado el artículo. Ayuda a entender las dos opciones (Coaching y Mentoring) pero lo que no veo claro es porque se debe escoger entre una u otra. ¿No pueden ser complementarias? De este modo el crecimiento personaly autoconocimiento que aporta el coaching se cumplimenta con la orientación profesional del mentor. O quizá, ¿sería una bomba de relojería? 😉

    Gracias Pilar por tus interesantes artículos. Un saludo.

    1. Pillar Belo2 Noviembre, 2015

      Hola, Anna! Depende del momento profesional y personal que estés viviendo puedes focalizarte más una disciplina o en otra. Si lo piensas cada una se enfoca en un objetivo diferente. Por poner un ejemplo concreto, en un proceso de coaching se puede trabajar el bloqueo a la hora de hablar en público, mientras que en Mentoring, el mentor puede informar y orientar sobre las carreras profesionales existentes en GFT hacia las que podría desarrollarse su mentado. Las dos al mismo tiempo, por qué no? Siempre y cuando no se confundan las expectativas: no podemos esperar que en un proceso de coaching, el coach nos indique qué pasos tenemos que dar para mejorar, sino que, a través de preguntas “poderosas” nos ayudará a encontrar nuestras propias respuestas. Sin embargo, un mentor sí que nos puede aconsejar sobre qué pasos dar para obtener un mejor resultado en una determinada tarea 🙂

  3. Desarrollo Personal6 Agosto, 2016

    Yo creo que la necesidad de Coaching o Mentoring va dependiendo de las circunstancias, cuando se está novato y se necesita la guía de alguien con mucha experiencia, entonces es recomendable el Mentoring, porque nos ayuda a clarificar diversas ideas y facilita el proceso de transformación. Considero que el Coaching requiere un mayor nivel de madurez y una mente abierta para ser capaz de encontrar las respuestas por sí mismo.