Claves para trabajar en entornos multiculturales


En estos últimos años, los jóvenes talentos cada vez más a menudo buscan una oportunidad laboral fuera de nuestras fronteras. Para afrontar este reto, cuentan en la mayoría de los casos con una titulación universitaria y mucha motivación. Sin embargo, a menudo deben reforzar su conocimiento del idioma del país al que van a marcharse, con el fin de garantizar una correcta comunicación. Pero ¿es esto suficiente para moverse en un entorno cultural diferente al nuestro? En GFT, contamos con un entorno multicultural en constante crecimiento, lo que nos ha llevado a enfocar nuestros esfuerzos en dar a conocer la importancia de la cultura dentro de este entorno, fortaleciendo la comunicación y derribando las barreras multiculturales que en ocasiones se crean.

Todos los que hemos vivido en otro país contamos con innumerables experiencias y anécdotas sobre diferentes malentendidos culturales, que nos llevan una conclusión: a la hora de comunicarte con otra cultura, no es suficiente conocer el idioma.

Si analizamos los malentendidos culturales, podemos decir que en el plano personal pueden resultar graciosos e incluso meramente anecdóticos, pero no suelen tener un gran impacto en nosotros, más allá de que nos aporten un valioso aprendizaje. Sin embargo, cuando hablamos de un malentendido cultural en un entorno profesional, éste nos puede llevar a una negociación ruinosa, una venta fallida, una falta de confianza en el responsable o incluso una pérdida de la relación comercial con un cliente.

¿Y qué se puede hacer para evitar estos malentendidos culturales? Podríamos desarrollar nuestras habilidades sociales en esa otra cultura, conociendo cómo comportarse en una reunión, dónde y cuándo realizar una negociación, cómo presentarse formalmente en un entorno profesional… Estos aspectos culturales varían según la cultura en la que nos movamos, por tanto, es importante conocerlos en detalle para garantizar una buena relación con otras culturas. Pero esto no es suficiente, de hecho, podríamos decir que estaríamos construyendo la casa por el tejado. Para crear y fortalecer una buena base multicultural, debemos comenzar por conocer nuestra propia cultura, algo que puede sonar obvio, pero que en la mayoría de ocasiones no lo es tanto.

Un equipo de GFT formado por profesionales de diferentes nacionalidades en la sede de Sant Cugat (Barcelona)
Un equipo de GFT formado por profesionales de diferentes nacionalidades en la sede de Sant Cugat (Barcelona)

Dejando atrás los estereotipos

De manera muy habitual generamos estereotipos que nos ayudan a justificar una comunicación fallida, como por ejemplo “los alemanes son muy directos” o “los ingleses son siempre políticamente correctos”. Y en nuestra cultura, ¿cómo somos? Es importante reconocer que las valoraciones de este tipo se basan en la comparación con nuestra propia cultura. Por tanto, cuando decimos “los alemanes son muy directos en su forma de comunicarse” lo que queremos decir es que son más directos de lo que nosotros lo somos en nuestra cultura. Sin embargo, si esa valoración la hiciera un danés, posiblemente no encontraría a los alemanes tan directos.

“Cuando perteneces y vives en una cultura, a menudo es difícil e incluso imposible percibirla.” Erin Meyer

Y es que habitualmente no somos conscientes de nuestra propia cultura. Erin Meyer lo recoge en su libro “The Culture Map”: las personas que viven en una misma cultura sólo son capaces de detectar las diferencias regionales e incluso las individuales. Sin embargo, en el momento que están en contacto con otra cultura, comienzan a ser conscientes de la suya propia.

Cuando ya somos conscientes de nuestra propia cultura, es importante que intentemos entender el entorno cultural en el que vamos a comunicar, delegar o negociar, antes de actuar. Sólo así podemos garantizar que nuestra aventura multicultural llegará a buen puerto.

“Cuando interactúes con alguien, intenta escuchar más allá, intenta ver más allá, escuchar más y hablar menos. Escucha antes de hablar, aprende antes de actuar” Erin Meyer

Dentro de GFT Group conviven más de 15 culturas diferentes y generamos negocio con clientes de otras tantas. Por ello, comprometidos con la importancia estratégica de este tema, llevamos un tiempo apostando por proyectos de formación que generen esta consciencia multicultural.

Conociéndonos mejor, reflexionando sobre cómo comunicamos, cómo nos comportamos en una negociación o en una presentación, podemos buscar el punto de unión con la otra cultura que nos lleve a conseguir nuestros objetivos de una manera satisfactoria. O dicho de otra manera, si en la comunicación entre dos culturas buscamos el WIN-WIN, y somos capaces de utilizar la información que conocemos sobre la cultura de nuestro interlocutor, así como la propia para garantizar un mejor entendimiento entre las partes, el éxito está asegurado.

Post a Comment

* requerido

Comment Area

  1. Eduardo Cañas10 Julio, 2015

    Buen comentario Pilar. Y tambien recomiendo la lectura del libro The Culture Map. Recoge de una manera muy didactica las diferencias culturales, y los ejemplos estan muy logrados.

  2. Anónimo10 Julio, 2015

    Pilar, buen resumen de temas relacionados con las diferencias culturales y por supuesto estupenda reflexión de como podemos ser mejores en GFT. La sugerencia de la lectura del libro también es muy acertada.

    Por favor, incluye este blog en el blog de GFT , en inglés para todo GFT !!

  3. Raquel Giménez12 Julio, 2015

    ¡Qué razón tienes Pilar!
    En nuestros viajes hay que prestar atención no sólo al trabajo, también a la ciudad, el equipo, los compañeros, … para adquirir ese conocimiento y darnos cuenta de las diferencias culturales que son tan útiles después. Gracias.

  4. Desarrollo Personal14 Agosto, 2016

    Todo profesional que se muda a otro país, debe hacer un gran esfuerzo para dominar muy bien el idioma y conocer esa cultura, a fin de reducir al mínimo la posibilidad de cometer algunas fallas que tenga repercusiones comerciales. Incluso en los entornos que son familiares para nosotros, siempre se presentan algunos imprevistos, esa probabilidad aumenta cuando provenimos de una cultura diferente.