Las cuatro áreas principales de los servicios fintech


Las startups fintech buscan ofrecer nuevas soluciones que aúnen tecnologías digitales y servicios financieros y que aporten beneficios adicionales a los clientes. Para ello es importante destacar las siguientes cuatro áreas: pagos y transacciones, gestión de finanzas personales (PFM), plataformas de consultoría y comercialización para inversiones y nuevos planteamientos en la financiación y concesión de créditos.

Pagos y transaccionesfintechstartups
El campo de las transacciones financieras es el área donde llevan más años trabajando la mayoría de startups fintech. Por eso no resulta sorprendente que, según una encuesta realizada entre directores de bancos europeos, el 95 % de los encuestados considere que es probable o muy probable que la entrada de nuevas empresas en el mercado represente un riesgo para el sector financiero.

El modelo de negocio más conocido es PayPal, que ya se ha apropiado de una cuota del mercado considerable y que, además, es un claro ejemplo de cómo a los bancos tradicionales les resulta difícil entender la evolución del mercado. Antes de que eBay adquiriera la empresa en octubre de 2002 por 1500 millones de dólares, se había ofrecido a numerosos bancos internacionales la opción de comprarla. Todos dejaron pasar la oportunidad…

Desde entonces, han surgido multitud de servicios en este ámbito, tanto por parte de empresas emergentes, como por parte de compañías consolidadas procedentes de diferentes sectores.

El año pasado, Apple ya causó sensación con la presentación de su nuevo servicio de pagos Apple Pay, disponible en el mercado de EE.UU. desde octubre de 2014. Pero también Google, Amazon y numerosos operadores de telefonía móvil han lanzado sus propias soluciones dirigidas a este mercado.

Aquí es donde entran en juego las startups fintech, como por ejemplo Cashcloud, con su monedero electrónico para smartphones, que no solo permite a los usuarios efectuar pagos, sino que, además, les ofrece cupones electrónicos y la posibilidad de realizar transferencias peer-to-peer a los contactos de sus cuentas de correo electrónico, Facebook o Twitter.

Otros, como iZettle, intentan ofrecer servicios innovadores en el punto de venta para convertirse en líderes en una fase específica del proceso de generación de valor.

Gestión de finanzas personales (PFM)
El concepto de PFM tiene su origen en Estados Unidos, donde Mint, la empresa pionera en este sector, afirma tener más de cuatro millones de usuarios. En Europa, este fenómeno ha empezado a ganar terreno, siguiendo la expansión de Internet y de la banca online.

En el área de los servicios de PFM, destacan los negocios B2B, es decir, empresas especializadas que ofrecen a los bancos soluciones de marca blanca para sus clientes. Comdirect, por ejemplo, ha desarrollado sus servicios de PFM en colaboración con la startup escandinava Meniga, que figura entre los líderes de este sector en Europa.

Es difícil que surjan ofertas para clientes finales procedentes de este tipo de empresas emergentes, entre otros motivos porque los clientes de este sector muestran tener más confianza en los bancos, como indica una encuesta de IBI Research de la Universidad de Ratisbona, Alemania.

Plataformas de consultoría y comercialización para inversiones
Desde siempre, el área de inversiones ha aportado grandes beneficios a los bancos, aunque también es un área controvertida en lo que respecta a su utilidad desde el punto de vista de los clientes. Las organizaciones de consumidores critican continuamente que los bancos no saben asesorar, mientras que los organismos reguladores intentan reforzar la posición de los clientes, por ejemplo, mediante la introducción de un protocolo de asesoramiento o la obligatoriedad de publicar las cláusulas.

En esta área, startups como Vaamo, Geldempfehlung o Moneymeets, ofrecen optimización de carteras de inversión para clientes privados a través de Internet. Sus páginas web tienen un formato claro y sencillo y servicios que son fáciles de entender. Además, son más económicas en comparación con las ofertas tradicionales, y están destinadas a ayudar a los clientes finales a conseguir sus objetivos de ahorro y de capital.

Pero en este sector también es cierto que, lamentablemente, un producto o servicio puede ser bueno, pero se necesita tiempo para atraer a un determinado número de clientes, y, por su parte, los bancos tradicionales están empezando a reaccionar, como demuestra Deutsche Bank en uno de sus últimos comunicados, en el que anuncia su voluntad de entrar en el mercado con una oferta propia e innovadora.

Nuevos planteamientos en la financiación y la concesión de créditos
La concesión de créditos es uno de los servicios principales de los bancos. De hecho, los bancos también se denominan instituciones de crédito, y se rigen por la legislación del sistema crediticio. No obstante, también en este campo se está produciendo la irrupción de diferentes startups fintech.

Empresas como Smava o Auxmoney, por ejemplo, están intentando un sistema de préstamos interpersonales (Peer-to-Peer-Lending), en el que se establece un trato directo entre la persona que otorga el crédito y la que lo recibe, sin necesidad de pasar por el banco.

Aquí entran en juego entidades especializadas como Klarna, Ratepay o Billpay, que también ofrecen servicios de financiación de ventas. Según los expertos, en este ámbito es muy fácil que surjan innovaciones que cambien el mercado.

Sin embargo, los elevados costes de marketing y la falta de experiencia en gestión de riesgos es un punto a favor de los bancos tradicionales.

Conclusión
Son muchas las startups fintech que intentan acceder al mercado tradicional de los bancos y las cajas de ahorros para quitarles clientes en algunas áreas de negocio específicas, o incluso en todas. Abundan todo tipo de soluciones atractivas de gran utilidad y fáciles de aplicar para los clientes. Durante los próximos años se verá si de verdad las startups consiguen modificar definitivamente el comportamiento de los clientes y se convierten en competidores serios frente a las entidades financieras tradicionales, o si acaban siendo adquiridas por bancos que quieran integrar estos nuevos conceptos en su propia oferta.

Acerca del autor
El Dr. Hansjörg Leichsenring es experto en banca, innovación, redes sociales, gestión del cambio, customer services y ventas. Trabaja como Management Consultant y Interim Management para instituciones financieras. En Bank Blog (blog sobre servicios financieros en alemán) analiza las principales tendencias actuales del sector financiero y, además, es un solicitado conferenciante y moderador tanto en Alemania como a nivel internacional.