La gestión de cuentas basada en el contexto mejora la calidad en la comunicación con los clientes


Las instituciones financieras tradicionales compiten cada vez más con los bancos online y las startups FinTech. El futuro de las sucursales bancarias se encuentra en los servicios digitales interconectados, que facilitan a cada cliente una oferta de servicios personalizada. GFT muestra en qué consiste la “Gestión de cuentas basada en el contexto del cliente” en su Laboratorio de Banca Digital, como pudo verse en CeBIT.

En una sucursal bancaria de vanguardia se reconoce al cliente automáticamente, en cuanto entra en el edificio, a través de su smartphone.

Para ello, entran en acción unos pequeños emisores de señales, la señal de corto alcance Bluetooth de baja energía y una aplicación bancaria desarrollada por GFT, que también está disponible para relojes inteligentes. El cliente recibe, junto con un saludo de bienvenida, información sobre el tiempo de espera estimado y la identidad del empleado del banco que se va a ocupar de sus gestiones, acompañada de una foto. Gracias a los datos que ha proporcionado el cliente mediante esta sencilla aplicación, el empleado del banco, desde su mesa, sabrá de antemano qué servicio le va a solicitar el cliente, como por ejemplo, abrir una cuenta corriente. Esto es algo que se puede ver en el laboratorio de Banca Digital de GFT, y que ya se mostró en la feria tecnológica CeBIT. El empleado del banco dispone en su pantalla, también desde el principio, de toda la información relevante sobre el cliente. Esto ahorra un tiempo considerable y deja al cliente con la impresión de que su banco le tiene muy en cuenta.

CeBIT15_Hall_16_GFT_4

Con la gestión de cuentas basada en el contexto del cliente, el empleado del banco puede plantear soluciones directamente o hacer una oferta personalizada, porque tiene a la vista la situación financiera actualizada del cliente.

Esta nueva dimensión de la prestación de servicios bancarios solo puede hacerse realidad mediante una infraestructura de TI inteligente e interconectada. Los bancos que lleven a cabo una gestión de cuentas basada en el contexto podrán analizar las necesidades individuales y, de este modo, asegurarse un hueco en el día a día digital de sus clientes. Por ejemplo, mediante información financiera personalizada o consejos sobre inversiones a través de mensajes a smartphones. La transformación digital con el foco en los modelos de negocio es una excelente oportunidad para bancos y cajas de ahorro para establecer una relación duradera con los clientes y llegar a superar a las compañías de internet y las empresas FinTech que ofrecen servicios financieros.