La banca digital del futuro en CeBIT


El 49% de los clientes de entidades financieras españolas han utilizado la banca móvil a través del navegador o apps dedicadas. Se trata de consumidores que rara vez se ponen en contacto con un asesor financiero. Las sucursales bancarias deben llevar a cabo su propia transformación digital para atraer a los clientes y que estos vuelvan a ser el centro de atención. Todo esto requiere un cambio radical de planteamientos a todos los niveles; un cambio que merece la pena realizar.

Para comprender las necesidades de los clientes más jóvenes es necesario encontrar un hueco en su rutina digital diaria, pero esta tarea no suele resultar nada fácil para un asesor financiero que haya recibido una formación tradicional. A las nuevas generaciones ya no les basta con tener una cuenta bancaria gratuita o participar en un sorteo de entradas para un concierto. ¿Por qué? Porque la banca funciona de una manera totalmente distinta para la “generación digital”. GFT presenta en CeBIT cómo podrían ser los primeros pasos de esta evolución.

Tomaremos como ejemplo a un joven al que llamaremos Tim, y le acompañaremos en su recorrido como cliente de un banco.

Por supuesto, Tim es una persona comunicativa y se relaciona a través de redes sociales tanto en su entorno privado como en el profesional. Por eso no le sentaba bien que al llegar a la sucursal nadie le saludara mientras esperaba a que lo atendieran, y que el empleado de su entidad financiera se dedicara, en primer lugar, a teclear todo tipo de datos en el ordenador. Desde que su banco está presente en todos los canales de comunicación, Tim se escribe a menudo con su asesor a través de Facebook o Twitter, incluso aunque no sea estrictamente para hablar de productos bancarios.

Al llegar a la sucursal, el sistema de gestión de cuentas digital permite reconocer al cliente a través de su smartphone para atender sus necesidades.

De este modo, el asesor que esté presente en ese momento tendrá todos sus datos en pantalla y podrá conocer de antemano los aspectos más importantes del cliente. Tim está muy satisfecho al recibir un extracto de cuenta personalizado, que aparece cada vez que accede a la banca online y que ordena de manera automática los ingresos y los gastos en un sencillo gráfico. Dentro de la nueva oferta de servicios figura la optimización automática de la cuenta: si existe el riesgo de que la cuenta quede en descubierto, se envía a tiempo un aviso por SMS o correo electrónico mediante la tecnología “push”. Así, con unos pocos clics desde su propio smartphone, el cliente podrá decidir si quiere aceptar un crédito a corto plazo que le resulte más económico que el coste de los intereses del descubierto.

Con el nuevo servicio de pago a través del móvil no solo se pueden realizar pagos, sino que también es posible realizar transferencias de dinero a otras personas.

Solo se necesita hacer clic en un número de teléfono móvil de la agenda y en unos segundos el importe deseado se ingresa en la cuenta del receptor. El pago de persona a persona (peer to peer) no solo resulta cómodo, sino que además es seguro porque se realiza a través de la infraestructura sólida de un gran banco, a diferencia de lo que ofrecen muchas startups. También dejan de existir las engorrosas transferencias para pagar facturas: en este caso, el banco puede utilizar una nueva herramienta de gestión financiera inteligente que ofrece la ventaja de permitir la digitalización rápida y el procesamiento automático de los documentos. Tanto si se trata de PDF, documentos de Word o correos electrónicos. Y, además, menos papeleo significa ahorrar tiempo.

Todo esto que parece una visión futurista de la banca digital se convertirá en realidad en CeBIT 2015 (16-20/3/2015 en Hannover, Alemania) gracias a GFT.

La compañía contará para ello con un laboratorio de banca digital en el pabellón 16 (stand D30) de CODE_n, donde exhibirá una innovadora oferta de servicios en una sala de estar interconectada y en una sucursal del futuro. Este es el lugar para los expertos que necesiten informarse sobre las principales tendencias en TI para el sector financiero y probarlas en situaciones reales. Los diferentes módulos se centran en el cliente y hacen realidad la banca del futuro, desde los saludos personalizados a través del smartphone al entrar al banco y los pagos desde el móvil de persona a persona, hasta la optimización automática de la cuenta en el marco de una gestión financiera personal.

¿Y qué papel desempeña Tim aquí? Tim es un cliente y, como tal, se encuentra en el centro de todo. GFT muestra cómo hacer esto posible para las entidades financieras con un modelo que exige un cambio a todos los niveles, pero que al final resulta rentable: solo de esta manera los bancos podrán conservar su atractivo en la batalla por los clientes.