Startups FinTech, ¿una amenaza para el sector bancario?


Desde hace unos cinco años han surgido en todo el mundo numerosas startups cuyo objetivo es ofrecer productos y servicios financieros a través de Internet. El interés en estas startups FinTech (dedicadas a la tecnología y los servicios financieros) es cada vez mayor. No obstante, todavía es necesario que demuestren que son capaces de triunfar a largo plazo mediante la oferta de sus productos y servicios.

Últimamente se ha podido observar evaluaciones empresariales muy positivas, rondas de financiación y adquisiciones en este sector. Durante los últimos tres años, las inversiones a nivel mundial en empresas del sector FinTech han crecido cuatro veces más rápido que en todo el sector de capital de riesgo. Desde 2008, se han triplicado las inversiones en empresas de este ámbito en todo el mundo hasta alcanzar casi los tres mil millones de dólares (USD). Según un estudio reciente, se prevé que esta tendencia continúe y que las inversiones globales en este sector alcancen los ocho mil millones de dólares (USD) en 2018.

Nueva York y Londres se han convertido en los centros más importantes, pero también podemos encontrar en Alemania cada vez más proveedores de estos servicios. De acuerdo con un reciente estudio, en la actualidad existen más de 100 Startups FinTech entre Alemania, Austria y Suiza. Estos datos ponen en evidencia que se está produciendo un creciente interés en este ámbito.

Foto Bootcamp
Foto: Mayo 2014 – Bootcamp para FinTech-Startups en el Cairo. Via Startup MENA, CC en Flickr.

Productos y servicios principales de las Startups FinTech
Entre la oferta de estas empresas se pueden observar dos tipos de productos y servicios principales. Por un lado, aquellos proporcionados por Startups denominadas agrupadoras, es decir, aquellas que recopilan información o cuentas de clientes de bancos para ofrecer una mejor visión del estado financiero personal. Por otro lado, las ofertas provenientes de Startups optimizadoras, que extraen determinados elementos de la cadena de creación de valor de los servicios financieros para ofrecer servicios totalmente nuevos o proporcionar a las prestaciones existentes una mejor experiencia para el cliente, modelos de precios más transparentes o una representación más sencilla.

Ventajas para las Startups FinTech
Una clara ventaja para estas startups es el hecho de que no han de soportar el lastre que suponen las infraestructuras de TI heredadas, antiguas y obsoletas. Es decir, no necesitan enfrentarse a costosos y anticuados sistemas de Core Banking y, por tanto, pueden llevar a cabo el desarrollo, el testing y la optimización mucho más rápido. El resultado son claras ventajas en los procesos: son sistemas significativamente más sencillos, más cómodos y más orientados al cliente que los sistemas bancarios tradicionales.

Además, como proveedores especializados, estas Startups optimizan sus servicios de forma más específica que los bancos y son más rápidas que cualquier asesor bancario gracias a sus modernos servicios totalmente automatizados.

Desventajas para las Startups FinTech
En banca, que es un sector sujeto a supervisión estatal y, por tanto, a regulaciones normativas, la gestión del negocio no es fácil; y tampoco hacer cambios. La mayoría de estas Startups carecen de la experiencia de los proveedores de servicios financieros tradicionales y no son pocas las que se dan cuenta durante sus pruebas en el mercado de que, aunque cuenten con unos productos excelentes, están sujetas a regulaciones y, por tanto, necesitan una licencia bancaria para la comercialización.

Como consecuencia de esto, algunos bancos pequeños han desarrollado su propio modelo de negocio poniendo su licencia a disposición de estas empresas emergentes. Está por ver si el resultado de esto es beneficioso para todos.

Un factor especialmente importante en el sector financiero es la confianza, especialmente para los clientes finales. Ganar esta confianza es un proceso muy largo. Las Startups FinTech todavía tienen que demostrar que son capaces de hacerse con una cartera de clientes importantes y obtener los ingresos necesarios para proporcionar a los inversores beneficios atractivos y a largo plazo. Por tanto, especialmente las empresas del sector B2C requieren la perseverancia y el capital necesarios para ello. En el sector B2B, sin embargo, es posible triunfar de una forma más rápida. Aquí, las Startups FinTech pueden hacerse un hueco en un terreno ya ocupado por nativos digitales. Como consecuencia, a menudo no son percibidas como bancos.

Acerca del autor
El Dr. Hansjörg Leichsenring es experto en banca, innovación, redes sociales, gestión del cambio, customer services y ventas. Trabaja como Management Consultant y Interim Management para instituciones financieras. En Bank Blog (blog sobre servicios financieros en alemán) analiza las principales tendencias actuales del sector financiero y, además, es un solicitado conferenciante y moderador tanto en Alemania como a nivel internacional.