Big Data: beneficios con mucho camino por recorrer


Hace dos semanas, asistí e hice una presentación en la conferencia “Big Data & Analytics for Financial Services” en Londres. Este acto de dos días reunió a bancos, distribuidores de productos y proveedores de servicios como nosotros para debatir sobre el estado actual del sector y la visión de futuro.

Big Data & Analytics for Financial Services

Lo que más me sorprendió fue la diferencia entre la visión y la realidad. Mientras los distribuidores de productos hablaban del gran potencial de las tecnologías Big Data y los bancos destacaban claros casos de uso, pocos hablaban de proyectos concretos y de casos de éxito. No es una crítica sino una patente constatación del estado de Big Data en los servicios financieros: está en sus inicios.

HSBC fue la excepción: su director de datos nos dio unas pinceladas de los primeros proyectos que han construido en su “data lake” (depósito de almacenamiento de datos), que aúna datos dispares de toda la organización. Obviamente, aquellos bancos más pequeños tenían menos que mostrar y muchos admitieron encontrarse aún en una fase experimental, tanteando el terreno o sopesando opciones y pasos a seguir.

GFT también es una excepción. En mi presentación intenté ser muy pragmático y hablar de proyectos que hemos desarrollado en los últimos 24 meses y las lecciones que hemos extraído de ellos. Así ofrecí algunas sugerencias sobre cómo preparar la infraestructura y el equipo del proyecto adecuados para garantizar la calidad de los datos y la recompra operativa.

Los bancos pueden buscar ayuda fuera de su organización, y deberían hacerlo. Big Data no es solo un reto tecnológico importante sino también un objetivo funcional y organizativo. Los socios pueden guiarlos a lo largo del camino mediante valiosos consejos, experiencias y las pautas más adecuadas.

Esto es cierto independientemente de la etapa en que se encuentre el banco, tanto si ha adoptado rápidamente esta tecnología, como HSBC, como si la adoptará más tarde, como muchos de los bancos más pequeños. Un punto de vista objetivo puede ser tremendamente útil en estos tiempos tan exigentes que corren.

Este artículo fue publicado originalmente en www.finextra.com