Albert Franquesa (Principal Consultant de GFT en Londres): “Me gusta salir de mi zona de confort en el terreno profesional”


Albert Franquesa es actualmente Principal Consultant de GFT en Londres. Llevaba 8 años trabajando desde Sant Cugat (Barcelona) en proyectos de TI para el sector financiero con clientes de Reino Unido pero, para desarrollar y afianzar la relación con uno de ellos con base en Londres, comprendió que este reto a nivel profesional era una oportunidad estupenda para él y toda su familia para aprender y evolucionar. Y allí se fueron todos. Franquesa es uno de los muchos ejemplos de profesionales de GFT que, desde alguna de las sedes de España, ha salido a otros mercados para expandir el negocio del Grupo. En muchos casos, ocupan cargos de responsabilidad para otras filiales internacionales en Brasil, Alemania, EE.UU. o, como en su caso, en Reino Unido, demostrando que el talento catalán y español ha llegado muy lejos en esta compañía

Francisco Blas: ¿A qué te dedicas en GFT Reino Unido? ¿Qué funciones tienes?
Albert Franquesa: Me dedico principalmente a adaptar el offering de ServiceNow, una empresa dedicada a crear en la nube sistemas de gestión de servicios de tecnologías de la información, ITSM en inglés, y con la que estamos asociados, a las necesidades de mercado. Para ello es vital hablar constantemente con clientes para entender cómo adaptar el offering a sus necesidades y afinar el mensaje que utilizamos. Definir mis funciones es quizás más complejo, al realizar un rol que en GFT es bastante novedoso. Aparte, tengo que ayudar en las ventas, hacer actividades de pre-sales, propuestas y actividades de “delivery management” en los proyectos locales de ServiceNow.

Albert Franquesa - Principal Consultant de GFT en Londres
Albert Franquesa – Principal Consultant de GFT en Londres

FB: ¿Qué cargo ocupabas en la compañía cuando te llegó la oportunidad de ir a vivir a Reino Unido?
AF: Me ocupaba también del desarrollo del offering, pero sin contacto con el mercado, cosa que lo hacía bastante complicado. Por otro lado, tenía mucha más participación en la entrega de los proyectos. Ahora el equipo es mucho más autosuficiente en este sentido. Concretamente, llevaba 8 años trabajando en proyectos de Reino Unido.

FB: Cuando trabajabas en GFT Sant Cugat, ¿tenías que viajar a menudo por temas laborales?
AF: Últimamente sí, viajaba muy a menudo pero, principalmente para desarrollar la asociación que tenemos con ServiceNow.

FB: ¿Cómo se te planteó y qué significaba mudarte de Barcelona a Londres para tu carrera profesional?
AF: Si queríamos crecer en nuevas cuentas y con nuevas propuestas de valor en los nuevos offerings, era muy complicado hacerlo desde nuestras oficinas de delivery. Necesitábamos hablar mucho con el cliente, compartir experiencias, entender sus problemas e inquietudes y, sobre todo, escuchar. Por ello, lo plantemos conjuntamente con la empresa: era beneficioso para ambas partes.

FB: ¿Cuáles eran los temas positivos y cuáles los negativos que influían a la hora de tomar la decisión sobre dar este paso?
AF: En el terreno personal, el tema familiar es el que pesa. Una de mis dos hijas se tomó el nuevo reto por el lado negativo, aunque ahora está encantada. La otra, en cambio, saltaba de alegría el día que se lo comunicamos. Mi mujer siempre ha sido bastante aventurera. En el terreno profesional, soy una persona a quien le gusta salir de mi zona de confort. Mejor dicho, mi zona de confort es distinta a lo que la gran mayoría conoce por zona de confort y busco siempre nuevos retos.

FB: Explícanos cómo fue la preparación de la marcha a Londres a nivel familiar ¿Qué temas fueron los más complicados? ¿Recibiste ayuda de la empresa?
AF: Sí, la ayuda de GFT ha sido clave para tener un aterrizaje suave, sobre todo en cuanto a los consejos de los compañeros y, en especial, de Chris Ortiz, Director General de GFT UK. El resto ha ido mejor de lo que en un principio podíamos pensar. La experiencia en el colegio de mis hijas ha sido fantástica. No ha habido ningún día que hayan dicho: “¡Qué palo ir al cole!”

FB: ¿Cómo fueron las primeras semanas allí en familia?
AF: Yo llegue en junio de 2013. Ellas vinieron a finales de julio y ya pasamos el verano aquí. Creo que hemos realizado una buena planificación. Nos hemos tomado la experiencia como un proyecto familiar, con sus etapas de inicio, de pequeñas crisis y sobre todo de alegrías.

FB: ¿Hablan bien inglés todos los integrantes de tu familia? ¿Tus hijas?
AF: Cuando llegamos, solo mi mujer hablaba inglés. Ahora mis hijas ya tienen un nivel avanzado y, en ocasiones, ya nos corrigen y se mofan de nuestro acento…

FB: ¿Tenéis planes de quedaros mucho tiempo más en Londres?
AF: La aventura está pensada para dos o tres años. A partir de aquí, todo es negociable. Quizás algún día la empresa necesita “sherpas” para abrir oficinas en otros países (risas).

FB:  ¿Te has arrepentido en algún momento de tomar esta decisión?
AF: En absoluto! Además de los beneficios de una gran ciudad como esta y el reto profesional, irse a Londres no es lo mismo que irse a Nueva York, Brasil o Singapur. Si tienes morriña de padres o hermanos, puedes tomar cualquiera de las decenas de vuelos a Barcelona que salen a diario.

FB: ¿Qué es lo que más os gusta de esta ciudad? ¿Y lo que os cuesta más?
AF: Es difícil elegir solo una pero, la diversidad cultural en todos los aspectos (gente, comida, cultura, etc.), el sentirte anónimo (imposible si vives en Sant Cugat!), los parques y la arquitectura de la ciudad son aspectos que valoramos mucho. Lo que más cuesta es poder entrar en conversaciones fuera del trabajo donde se tratan temas que requieren tener un “background” previo de cultura inglesa, como por ejemplo personajes famosos de aquí, series de televisión, lugares, etc.

FB: Y sobre tu trabajo, ¿qué es lo que más valoras de trabajar allí?
AF: La flexibilidad, el contacto constante con el mercado, la definición y desarrollo de los servicios que ofrecemos, etc.

FB: ¿Qué diferencias ves entre Barcelona y Londres en la manera de trabajar?
AF: Básicamente, y refiriéndome a GFT, al ser una oficina orientada a ventas, la diferencia se basa en las tareas que se realizan. A nivel de proyectos y clientes, quizás es parecido, en el sentido de que encuentras a gente de todo tipo en el trato. Tal vez lo que sí es muy distinto es que normalmente debes tratar con gente de orígenes y nacionalidades muy distintas y, eso quizás conlleva a un trato más abierto con los clientes.

FB: ¿Qué es lo que más echas de menos de Barcelona? ¿Y de trabajar en GFT en España?
AF: Lo que quizás me ha costado más es el “perder” los 45 min de comer fuera de la oficina. Aquí la gente come delante del ordenador cualquier cosa, ¡y acabas comiendo un sándwich cada día! Luego, el contacto cara a cara con el equipo de los proyectos de ServiceNow en Barcelona y Valencia también se echa de menos, pero intento paliarlo con reuniones telefónicas y otros medios de comunicación. Aprovecho para felicitarles por el excelente trabajo que están todos ellos realizando. En GFT UK, el hecho de trabajar en una oficina con 20 personas (pero esperando a nuestros nuevos compañeros!) es una diferencia importante, a pesar de que el flujo de compañeros de GFT España es constante y siempre te ayuda a mantenerte conectado.

FB: ¿Qué le dirías a cualquier empleado de GFT que esté barajando la opción de irse a trabajar a alguna otra de sus sedes?
AF: Pues que no le de muchas vueltas a la cabeza. Es imposible intentar tenerlo todo ligado antes de realizar el paso. La experiencia es excelente a todos los niveles, personal y profesional.