Innovación en servicios financieros


Debate sobre las tendencias en gestión de la innovación en las instituciones financieras, así como los procesos clave, la tecnología y los cambios culturales que impulsan la innovación.

De la evolución a la revolución

En marzo estuve en la feria tecnológica CeBIT, en Hannover (Alemania) para participar en el evento CODE_n, una plataforma única para que startups innovadoras y emprendedores presenten nuevos productos y servicios. Este año, el evento se centró en “impulsar la revolución de los datos”; los 50 finalistas presentaron soluciones innovadoras de “big data” para una amplia selección de sectores.

Tuve la oportunidad de presentar el discurso de apertura en el área de servicios financieros. Teniendo en cuenta la cantidad de asuntos interesantes que están sucediendo en esta área, había mucho de lo que hablar.

Uno de los mensajes clave se centró en el estado actual de “big data” en los servicios financieros. A pesar de que más del 90% de las empresas de servicios financieros tiene previsto mejorar su capacidad de “big data” en 2014, solo un 9 % ya tiene una solución Hadoop en producción (en todos los sectores, las cifras son considerablemente más bajas). Destaca el hecho de que aunque estas nuevas tecnologías ofrecen muchas promesas y los bancos claramente reconocen su valor, no son fáciles de implementar y el proceso de adopción por parte de los bancos requiere su tiempo.

Los casos de uso tanto en la banca de inversión como en la banca minorista son claros. En la banca minorista, la clave está en centralizar los datos de clientes para que el banco pueda comprender de forma más eficaz a sus clientes, proporcionar un servicio personalizado y ayudar a evitar el fraude. En la banca de inversión, los datos clave no son los de los clientes, sino los de las operaciones. Mediante la consolidación de un historial de operaciones amplio y de gran calidad, un banco de inversión puede mejorar su cálculo de pérdidas y ganancias, su medición del riesgo crediticio y de mercado, y su capacidad de generar informes normativos, como por ejemplo la “Volcker Rule, entre otras.

Sin embargo, lo que los bancos han hecho hasta ahora ha sido una estrategia evolutiva. Mediante la aplicación de tecnologías “big data” a los procesos existentes han mejorado su eficiencia. Es una noticia estupenda, ya que mejora los procesos operativos y los ANS, y también proporciona la capacidad de desarrollar nuevos cálculos y recopilar información detallada sobre el negocio del banco.

No obstante, creo que la mayor ventaja para los bancos de inversión provendrá del uso de estas nuevas tecnologías para revolucionar y eliminar los almacenes de datos en los sistemas de TI de los bancos. Una computación y un almacenamiento distribuidos proporcionan a los bancos la capacidad de centralizar finalmente todos sus datos y, por tanto, reducir la redundancia de procesos y datos tan común en el sector. Gracias a unos datos coherentes y de fuentes fiables, a una gestión de datos rentable, y a una visión unificada de los datos de posiciones, operaciones y clientes, el banco dispondrá de una visión más completa y precisa de su negocio.

No solo se trata de una evolución, sino de una revolución.