Cómo obtener éxito por medio de la innovación Innovación abierta en el sector financiero (I)


Hansjörg Leichsenring es experto en banca, innovación, redes sociales, gestión del cambio, atención al cliente y ventas. Trabaja como asesor de empresas e Interims-Manager para instituciones financieras. En su “Bank Blog” (www.der-bank-blog.de) escribe sobre soluciones del sector financiero. También es un conferenciante y moderador muy demandado en Alemania y en el extranjero.

El reto de la transformación digital

La creciente digitalización de nuestra sociedad, impulsada sobre todo gracias al uso de dispositivos móviles, ha sumido a multitud de sectores en un proceso de cambio. En este contexto, a menudo se citan sobre todo al sector musical y al editorial, además de a los canales de distribución asociados a ellos, pero también al sector de los servicios financieros. La revolución digital ya hace tiempo que afecta a los bancos y a las cajas de ahorro, incluso en aquellos casos en los que éstos no la han interiorizado. Nuevas formas de distribución, nuevos proveedores y nuevos canales de venta transforman el contacto con el cliente y presentan nuevos desafíos.

El ahorro de costes, una de las respuestas más habituales de las instituciones financieras frente a los nuevos retos estratégicos, está limitado. El camino para conseguir un éxito duradero pasa por diferenciarse de la competencia y por la creación de valores añadidos para los clientes, lo cual exige cambios e innovaciones. Y en tiempos de una constante crisis de confianza, tiene sentido incluir a los clientes y a los socios en estos cambios como medida para fomentar la confianza.

openinnovation-blog
La innovación abierta es una tendencia que busca conocer la opinión de empleados o clientes. ¿Es una nueva oportunidad para el sector financiero?

Diferentes puntos fuertes de la innovación

¿Por qué parece que algunas empresas consiguen sin esfuerzo alguno poner en el mercado una magnífica innovación tras otra, mientras que otras luchan constantemente para lograr comercializar un único nuevo producto o servicio?

La innovación es un proceso complejo que exige más que invertir dinero en el Departamento de I+D y esperar resultados. Sobre todo, exige una manera especial de pensar y de comportarse para lograr que las personas reconozcan nuevas oportunidades y para evitar que se queden mentalmente ancladas en el pasado.

Las compañías que lanzan de forma regular innovaciones también ponen en práctica esa forma de pensar habitualmente. Las empresas que no son innovadoras no se desarrollan en absoluto o lo hacen en muy poca medida.

La propia naturaleza de los bancos les hace evitar los riesgos y por ello son más bien reacios a las innovaciones. Tienden al gregarismo colectivo y a la imitación en lugar de dedicarse a desarrollar y a implementar ideas rompedoras propias.

Innovación abierta como nueva tendencia

¿Qué impide pedirle consejo, por ejemplo, a los empleados o a los clientes cuando ya no se tienen ideas propias? Una nueva tendencia que se está imponiendo y que se perfila desde hace ya algunos años para ayudar a las empresas en su proceso innovador es “Open Innovation”, innovación abierta, en castellano. En Wikipedia, este concepto aparece definido como una nueva estrategia de innovación bajo la cual las empresas van más allá de los límites internos de su organización y donde la cooperación con profesionales externos pasa a tener un papel fundamental. Más del 50% de las empresas de la lista de Fortune 500, entre las que se encuentran Apple, IBM o McDonalds, utilizan esta opción.

Thomas F. Dapp, de DB Research, explica en una ponencia sobre la sociedad digital que “de esa forma las empresas se pueden adaptar de manera más flexible a las condiciones rápidamente cambiantes del mercado y de la competencia y sumar el conocimiento interno y externo. La creación de conocimiento se hace de forma interdisciplinar y de ello surgen nuevas capacidades para resolver retos”.

Y sobre su aplicación en el sector financiero: “En principio, el proceso de innovación abierta puede desplegar en el sector financiero el mismo potencial que en la industria o en el sector creativo. Es posible que los productos financieros sean bienes inmateriales, pero el conocimiento externo en forma de mejoras de producto o procesos incrementa también la capacidad para solucionar problemas en el sector financiero”.

Pero, ¿dónde se le saca mayor partido a la innovación abierta en el sector financiero y cuál es la mejor forma de proceder? GFT lo ha analizado en profundidad en un estudio en el que detalla qué desafíos se les plantean a las compañías de servicios financieros y cómo la innovación abierta puede ayudarles a superarlos.

Más información, en el próximo post.

Teaser_Bluepaper_98x98 (2)GFT Blue Paper “Open Innovation in the Financial Services Sector – Why and how to take action” descargable de forma gratuita en gft.com
GFT Website