Business Intelligence: en tiempo real hacia mejores soluciones


Dispositivos móviles, internet, redes sociales; la cantidad de datos que se generan diariamente aumenta de forma vertiginosa. Dicho volumen de datos no sólo procede de la interacción de los usuarios, también los propios aparatos generan corrientes informativas. Como consecuencia, continuamente se necesitan guardar más datos y utilizarlos de forma práctica y también cada vez hay más datos no estructurados. Con la ayuda de las nuevas tecnologías éstos se pueden canalizar mejor y llevar a cabo consultas analíticas más complejas. Uno de sus campos de aplicación en la rama financiera es la gestión de riesgos.

 

Datos no estructurados, volumen, tiempo real: todo conduce a los bases de datos
In-Memory (en memoria). 
 

Se demandan soluciones orientadas a analizar la creciente cantidad de datos (Big Data). En muchos casos se hace necesario el análisis y decisión en tiempo real. En el caso de la gestión de riesgos, que la valoración sea actual juega un papel decisivo, de modo que es de especial importancia poder realizar consultas complejas  y simulaciones  en tiempo real. Las bases de datos In-Memory (en memoria) como SAP HANA lo permiten. Se trata de bases de datos que hasta ahora se empleaban, sobre todo, en ámbitos especializados como el sector de las telecomunicaciones y que ahora resultan cada vez más interesantes para los proveedores de servicios financieros. Su funcionamiento es tan sencillo como efectivo: mientras que las bases de datos tradicionales registraban la información en la memoria del disco duro, las bases de datos In-Memory (en memoria) cargan dicha información directamente en la memoria de trabajo al iniciarlo. Además, las nuevas bases de datos, en la mayoría de los casos, se guían por columnas y no guardan un juego de datos completo tras otro, como hasta ahora sucedía y buscan aprovechar las ventajas del procesamiento masivo paralelo que ofrecen los nuevos procesadores.  “Las bases de datos In-Memory (en memoria) pueden estructurar inmensos volúmenes de información, pero también pueden trabajar con datos no estructurados. Se accede a la información 100.000 veces más rápido que hasta ahora y es más fácil hacer consultas ad hoc, necesarias para tomar sólidas decisiones tácticas empresariales”, explica el director de TI de GFT, Erwin Selg.

Analizar más rápido, decidir mejor

Poder tomar decisiones fundamentadas es de especial importancia en situaciones críticas. De estas decisiones se derivan rápidamente las medidas necesarias. Así, por ejemplo, con la ayuda de las nuevas relaciones de bases de datos, las empresas de tarjetas de crédito pueden reconocer más rápidamente casos de fraude o de blanqueo de dinero y reaccionar con urgencia, pudiendo incluso detectar patrones hasta ahora no reconocidos. También hay más posibilidades de aplicación en el campo de la concesión de créditos, ya que con la ayuda del análisis en tiempo real es posible visualizar gran cantidad de información de forma gráfica y pueden concederse créditos de forma más rápida y certera que antes, como por ejemplo, los créditos bajo demanda.