El potencial de la biometría como sistema de autenticación


GFT participa en un estudio de Deutsche Bank Research sobre esta área.

¿La biometría nos hará la vida más cómoda?, ¿es suficientemente segura?, ¿supone un gran avance o es aún inmadura para su implementación? Lo que está claro es que está adquiriendo cada vez más protagonismo debido al aumento de servicios y negocios a través de internet. Sin embargo sigue enfrentándose opiniones algo escépticas a su implementación y uso. ¿Conseguirá generalizarse la autentificación por reconocimiento de voz, y otros tipos de autenticación biométricas de forma definitiva? ¿Complementarán a  los procedimientos tradicionales de identificación o los sustituirán? Miguel Reiser, Head of Business Marketing GFT Group, ha hablado con Bernd-Josef Kohl, Head of International Business Consulting de GFT, sobre las tendencias y novedades en este ámbito. Bernd, como experto en GFT, participó en el estudio de Deutsche Bank Research “Der vermessene Mensch – Biometrische Erkennungsverfahren und mobile Internetdienste” (El hombre medido: procedimientos biométricos de reconocimiento y servicios de Internet móviles).

Bernd-Josef Kohl - Head of International Business Consultants

Miguel Reiser: ¿Por qué un estudio sobre la biometría?

Bernd-Joseph Kohl: Los sistemas biométricos de reconocimiento son cada vez más importantes como tecnología de seguridad. Uno de los motivos por los cuales es así es que los mecanismos de identificación tradicionales tienen puntos débiles; otro motivo es el hecho de que las posibilidades de implementación de la biometría son cada vez más variadas, sobre todo en el ámbito de las operaciones financieras. Ambos tienen como consecuencia el fuerte desarrollo de este mercado. Para mí ha sido muy emocionante poder profundizar en el tema a partir de mi experiencia práctica.


MR: ¿Existen todavía grandes reservas ante los sistemas biométricos?

BK: Para millones de usuarios de redes sociales, el hecho de identificar y vincular de forma automática fotos de personas ha pasado a ser algo habitual. Aunque este tema sea todavía conflictivo, la tendencia es que aumente. Otro ejemplo: las aplicaciones de voz para el teléfono móvil y la configuración de perfiles de voz que éstas requieren ya no son nada nuevo y tienen cada vez mejor acogida.


MR: ¿Esto vale también para el ámbito bancario?

BK: No, en este punto la biometría todavía está dando sus primeros pasos. En algunos países como Japón o Brasil, los cajeros automáticos con biometría dactilar o táctil ya forman parte del paisaje. En Europa todavía necesitaremos un tiempo para que los clientes saquen dinero mediante este procedimiento. Básicamente se puede decir que la biometría se ha implantado en ámbitos concretos como en los aeropuertos o en los controles de acceso de las empresas, pero todavía no ha llegado al mercado de masas.

Una mayor aceptación en este ámbito depende en gran medida de la estrategia de introducción adoptada. En la mayoría de los países europeos la protección de los datos y del usuario es una cuestión muy importante, lo que comporta que los bancos tengan que abordar el tema con mucha precaución. En última instancia, el balance definitivo dependerá de los factores de seguridad, de la comodidad de uso y de los costes.


MR: Entonces, ¿no es posible en el futuro próximo su uso por parte del gran público?

BK: Sí, por supuesto que es posible. Hay muchas posibilidades, en general en las comprobaciones de legitimidad, en controles de acceso o de asistencia, en terminales de punto de venta (TPV), así como también en los métodos de pago, tanto móviles como físicos o con tarjetas de crédito o débito. Ya se están llevando a cabo procedimientos de prueba con cajeros automáticos biométricos o características biométricas que se incluyen en las tarjetas bancarias.


MR: ¿Han crecido estos procedimientos de identificación con respecto a los tradicionales?

BK: A medio y a largo plazo la biometría sustituirá las barras magnéticas de la tarjeta, así como el PIN y el TAN. Yo doy por sentado que se impondrán dos procedimientos: la biometría de voz en el ámbito de las aplicaciones de telefonía móvil y el escáner dactilar o venoso en las tarjetas.


MR: ¿Y a dónde conduce este camino?, ¿dónde estará la biometría en 2030?

BK: Hay muchas opciones de implementación apasionantes que pueden llegar a darse en el área de los sistemas biométricos: por ejemplo, el hogar inteligente, con aparatos inteligentes que se adapten a las necesidades de los habitantes. Principalmente ganará importancia la unión en red de los electrodomésticos cotidianos. Además también hay un gran potencial en el ámbito de la seguridad, la salud y en la rama automovilística, pero también en el sector financiero: ya en el 2013 muchos bancos de prestigio tienen previsto abandonar algunos de los métodos de atenticación tradicionales como el mTAN o iTAN y desarrollar un nuevo procedimiento a lo largo del próximo año. Aquí habrá mucho que hacer en un futuro próximo.


El estudio “Der vermessene Mensch – Biometrische Erkennungsverfahren und mobile Internetdienste” (El hombre medido: Procedimientos biométricos de reconocimiento y servicios de Internet móviles) está disponible gratuitamente en
alemán e inglés en la página web de GFT.