¿Cuál es el futuro de la banca móvil?


A finales de mayo participé, como  moderador en el congreso “Future of Mobile Banking”, celebrado en Londres. Se trata de un importante evento que acoge a multitud de extraordinarios ponentes. Se habló a fondo de temas como la banca móvil, la usabilidad, la innovación o los pagos a través del teléfono móvil y durante estos debates se pudieron oír los más diversos puntos de vista.

Karl_Rieder
Karl Rieder, Delivery Manager GFT Spain

Vida móvil: fusión productiva de la vida cotidiana y el trabajo

Durante los últimos cinco años, las tecnologías móviles no solamente han cambiado de forma radical nuestras vidas en la esfera de lo privado, sino también nuestra rutina diaria en el trabajo.

Pongamos como ejemplo mi viaje a Londres: ¿reserva de hotel y facturación móvil en el aeropuerto? ¡Rápido y fácil con el iPhone! A continuación, disfruto leyendo las revistas y periódicos internacionales durante el vuelo… con mi iPad. Tras el aterrizaje, compruebo a través de Internet las horas de salida de la conexión con el tren, me bajo unas indicaciones sobre cómo llegar al hotel, respondo unos correos electrónicos y realizo también algunas llamadas.

Los smartphones y dispositivos similares no solo me facilitan los viajes de negocios, sino que los hacen mucho más productivos.

Con el móvil puedes reservar todo pero no pagarlo. ¿Cuál es la situación del pago móvil?

Mientras en el sector se discute ya desde hace algún tiempo acerca de esta tendencia, la verdad es que las opciones de pago con el móvil siguen siendo más bien reducidas. Hasta ahora no he comprado todavía ningún billete de tren con el móvil, tampoco he podido bajarme algún extracto de cuenta o ni siquiera he podido realizar transacciones financieras con mi smartphone.

Lo crean o no, mi banco, cuyo nombre no voy a mencionar aquí, por supuesto, es uno de los cinco bancos más grandes del planeta y, sin embargo, no ha conseguido lanzar a fecha de hoy la más simple aplicación de banca móvil para sus clientes.

Dos terceras partes de los bancos en los EE. UU. no ofrecen ningún tipo de servicio de banca móvil.

Mi experiencia personal no es ningún caso aislado. 23 de los 25 bancos más conocidos de los EE. UU. sí ofrecen servicios de banca móvil pero cuando miras a todos los bancos en el país, solamente un tercio los tienen.

En Reino Unido, tan solo la mitad de los móviles se consideran oficialmente smartphones. Por ello, no es de extrañar que hasta ahora únicamente una de cada cinco personas haya tenido contacto con la banca móvil.

En mi opinión, la banca móvil solo podrá implantarse con éxito cuando sus clientes acepten esta nueva tecnología y la consideren digna de confianza.

GFT se ha especializado en la integración de soluciones para móviles que sean intuitivas, fáciles de usar y bien integradas con los sistemas bancarios. Por eso puedo afirmar con plena convicción que el hecho de que no se haya generalizado la banca móvil no depende de la implementación técnica. A menudo, los factores clave que se plantean los usuarios finales son otros, como la seguridad, la fiabilidad o la usabilidad.

¿Protagonizarán empresas como eBay el punto de inflexión?

De una cosa por lo menos no hay duda: estamos viviendo un momento decisivo. Las tecnologías cambian a un ritmo cada vez más rápido. Sólo en el Reino Unido, los cuatro bancos principales han lanzado al mercado nuevas aplicaciones en los últimos seis meses. Si bien no todas ellas han tenido el mismo éxito, también es cierto que algunos bancos ofrecen opciones innovadoras de pago. Una de ellas es la que se conoce como “person-to-person-payment”, la cual ya conocemos en la práctica por eBay, y que permite el pago seguro entre personas privadas.

El congreso “Future of Mobile Banking” tuvo lugar, de hecho, en el momento ideal para analizar en qué punto nos encontramos exactamente y hacia dónde parece más probable que nos dirijamos. Intentaré resumir en futuros posts los puntos y las opiniones más importantes, además de presentarlos de manera más detallada.

Karl Rieder, Delivery Manager GFT Spain

Este artículo fue publicado originalmente en www.finextra.com