Windows 8 frente a iOs. ¿Qué sistema operativo triunfará en las tablets?


Si analizamos la corta pero intensa historia de la tecnología, podemos llegar rápidamente a  la conclusión de que evoluciona a una velocidad de vértigo. Un ejemplo perfecto de esto puede observarse en los  dispositivos móviles. En poco tiempo, un cambio muy determinante ha sido pasar de las teclas al tacto para guiar nuestras acciones. El usuario ha empezado a vivir una nueva experiencia: más sencilla, intuitiva y práctica.

Los distintos dispositivos móviles, incluyendo sistemas operativos, marcas, etc.,  se han ido adaptando a los cambios y novedades que la competencia ha ido implantando. Si nos remontamos al origen de ésta revolución tecnológica encontramos a un joven Steve Jobs que, con la única idea de poder conseguir el 1% del mercado telefónico global, empezó su particular aventura. A día de hoy, la compañía que creó ha conseguido vender casi 200 millones de iPhones gracias, entre otras causas, a la simplicidad y al descubrimiento de un nuevo mundo: el táctil. El sistema táctil ha redefinido nuestro modo de interactuar con los teléfonos. Poco después apareció el iPad, lo que significó un nuevo hito en la historia de los gadgets tecnológicos y un nuevo concepto de dispositivo, la tablet o tableta.

La competencia de Apple, Microsoft, vio cómo nació un nuevo gigante tecnológico y ha aprendido a adaptar su software a los nuevos dispositivos. Se ha establecido un nuevo tipo de interacción entre el ser humano y el ordenador y Microsoft no desea perder sus oportunidades y sus años de experiencia tecnológica.

El tercer gigante tecnológico en discordia, Google, no ha tardado  en posicionarse, entrando con fuerza en el mercado móvil. En poco tiempo, la compañía creó el sistema operativo Android y, actualmente, ha llegado a integrarlo en un gran número de dispositivos gracias a distintos acuerdos con los fabricantes de móviles.

Actualmente el usuario busca un sistema operativo (OS) que le permita vincular todos sus dispositivos (Pc, móvil y tablet) y, hasta ahora, la única compañía que lo permite es Apple. Pronto dejará de serlo. Windows ha desarrollado nuevos productos, Windows 8 y Windows Phone, que dará más opciones a los usuarios.

¿Qué puede aportar Windows 8?
El nuevo OS de  Microsoft busca una versatilidad total para el usuario, una experiencia rápida e intuitiva tanto en PC cómo en tablets.

Al contrario del iOS de Apple, Windows apuesta por un control táctil limitado y más preciso en tablets. Allí dónde Apple anima al usuario a usar hasta 4 dedos, Windows 8, convencido que un proceso cómo éste puede confundir al usuario, apuesta por gestos limitados a uno o dos dedos.

Otro punto a tener en cuenta en el nuevo producto de Microsoft es el multitasking. Es decir, la posibilidad de trabajar con al menos dos aplicaciones al mismo tiempo. Así, el usuario podría leer mensajes de correo, chatear con sus contactos y consultar las noticias de sus canales favoritos en internet mientras gestiona sus redes sociales, todo en la misma pantalla.

Windows 8 y sus aplicaciones
Hoy en día no se entiende un sistema operativo sin sus aplicaciones pertinentes. Pero la misma evolución de las aplicaciones móviles ha llevado a que existan interacciones entre ellas. Así, una aplicación bancaria puede estar vinculada a otra bursátil o las distintas redes sociales de los usuarios se pueden integrar entre sí (Twitter, Facebook, Instagram, etc.)

Microsoft es consciente de ello y ha apostado por la interacción, facilitando el trabajo de los desarrolladores de aplicaciones y programadores proporcionando un mecanismo para compartir datos entre aplicaciones. El mecanismo, totalmente integrado en Windows 8, es accesible desde la misma barra de inicio.

Apple sigue apostando fuerte
En cuanto a diseño, la compañía de la manzana sigue apostando fuerte y en su nuevo dispositivo, el iPad3, ha presentado una pantalla que ha cambiado la forma en que se entenderá la calidad de imagen. Con Retina Display, el ojo humano es incapaz de diferenciar los píxeles que hasta ahora tenían las tablets.

Mientras Apple alcanza estos niveles de calidad creando sus propios dispositivos, Microsoft debe asociarse a otros fabricantes para crear sus productos, un hándicap que determina sus resultados.

Solo el tiempo nos dirá qué sistemas y  características prefieren los usuarios cuando la comunidad de desarrolladores haya optimizado sus aplicaciones para trabajar en distintos dispositivos.

Es probable que las compañías prefieran tablets basadas en Windows, cuando estén disponibles, por su integración, mantenimiento y seguridad. Algunos estudios demuestran que los usuarios  preferirían el sistema operativo Windows en tablets ya que conocen cómo funcionan la mayoría de sus aplicaciones.