Crónica de éxito de GFT en el desarrollo de un sistema de banca online


Como ejemplo de colaboración entre varios equipos de nuestra compañía, localizados en diferentes países, para el desarrollo de soluciones tecnológicas, en este post queremos tratar el caso de éxito de GFT con uno de los mayores bancos de Europa. Nuestra compañía remodeló la interfaz de usuario de los servicios de banca electrónica para varias marcas de cliente privado en un tiempo récord y con unos costes competitivos.

En el proyecto, llevado a cabo por las centrales de Alemania, España y Brasil; GFT debía desarrollar y poner en práctica en 12 meses una arquitectura de TI completamente nueva para los servicios de banca online de la filial una entidad financiera, que recientemente había sido integrada adquirida por uno de los mayores en un gran bancos de Europa alemán. En cuatro meses más, se debía completar la migración de la plataforma de transacciones de la sociedad matriz de la nueva solución. Además, se puso en funcionamiento una arquitectura de TI completamente nueva, ya que a pesar de que el sistema existente era seguro, estable y eficiente, había alcanzado sus límites debido al gran crecimiento de la banca electrónica. Los sistemas debían hacer frente a un millón de usuarios diarios y a cerca de dos mil millones de transacciones cada año.

Con todo esto, la tarea fue crear una aplicación de banca online multibanco y multicanal, tomando como base un método empresarial único y las mismas funcionalidades e interfaces para que se pudiera usar en todos los canales y por todas las filiales o marcas. Tanto si se utiliza vía banca electrónica, banca móvil, centros de llamada, dispositivos de autoservicio, sucursales físicas o servicios administrativos internos, la interfaz para una acción como una transferencia monetaria personal, puede diferir ligeramente de un canal a otro y entre perfiles de marca diferentes, pero la base funcional es idéntica.

En concreto, se trata de una arquitectura modular, orientada al servicio, en la que se pueden agregar nuevas funcionalidades y tecnologías de forma flexible y con mínimas complicaciones, además de integrar una interfaz bancaria con otra. Ésta permite que la experiencia del cliente continúe mejorando en el futuro a medida que la banca reaccione a las tendencias tecnológicas y ofrezca servicios como banca electrónica móvil por medio de smartphones y funciones web 2.0 (o de segunda generación) colaborativas o interactivas.

Nuestra metodología de trabajo flexible, basada en el Global Delivery Model, fue clave para la realización de este proyecto, que nos permite poner a disposición de cualquier cliente a una red de más de 1.100 profesionales repartidos en 7 países. En este caso, más de 100 personas trabajaron en el proyecto, distribuidas en seis centros de tres países. En Alemania se estableció una oficina de proyecto in situ, con el cliente en Frankfurt, para garantizar tomas de decisiones rápidas y reacciones inmediatas. En España se realizó la gestión del proyecto. Todas las actividades de desarrollo y gestión de calidad se dirigían y coordinaban desde Barcelona, mientras que especialistas en Madrid, Valencia y Zaragoza llevaban a cabo el trabajo. El centro de GFT de Sorocaba, Brasil, proporcionó respaldo adicional en el desarrollo y control de calidad.

El cliente quedó muy satisfecho de los resultados y, desde otoño de 2009, los usuarios han disfrutado de un servicio más sencillo e intuitivo y pueden llevar a cabo procesos de forma más rápida y fácil y con la mayor seguridad. Por nuestra parte, en GFT tuvimos la oportunidad de demostrar nuestra experiencia en proyectos de TI y seguir manteniendo la relación comercial con el cliente.

Jaime Escobar
Executive Delivery Director GFT Spain